El secreto de la ciudad más sana: sus habitantes apenas enferman ni envejecen

Una de las 'barriadas' de Naples, con los botes amarrados a la puerta de las casas. /R. C.
Una de las 'barriadas' de Naples, con los botes amarrados a la puerta de las casas. / R. C.

Los habitantes de Naples, una ciudad a 190 kilómetros de Miami, apenas enferman, envejecen muy lentamente y viven felices

IRMA CUESTA

Toda la vida creyendo que Shangri-La era un paraíso inventado, fruto de la imaginación de un señor llamado James Hilton, y ahora resulta que ese lugar mágico en el que la gente no enferma, envejece lentamente y vive en perfecta armonía, es real y está en Naples, una ciudad de Florida, el 'estado del sol', en el condado de Collier, a 190 kilómetros de Miami. Y lo sorprendente no es solo saber que el edén existe, sino que haya sido fruto del empeño de unos pobres mortales. La historia de Naples como hoy la conocemos comenzó a escribirse hace unos años cuando sus responsables políticos se enteraron de que existía un concepto llamado 'Zonas Azules' creado por la revista National Geographic; una suerte de paraguas bajo el que se protegían los lugares más longevos, saludables y felices de la tierra.

Los autores del reportaje de la famosa revista, y los muchos expertos a los que entrevistaron en su búsqueda, lanzaban una serie de pautas a seguir para conseguir ese objetivo que los administradores de esta ciudad de 20.000 habitantes decidieron seguir al pie de la letra: encontrar un propósito de vida, comer más verduras, meditar, tomar vino (moderadamente), reforzar los vínculos familiares, comer sin llenarse (la regla del 80% de saciedad), caminar, socializar y vincularse con alguna creencia o fe religiosa.

Aunque desde fuera no parezca muy complicado, los gobernantes de Naples han tenido que echar el resto para conseguir que, en solo tres años, la ciudad se haya convertido, de acuerdo a la encuesta sobre bienestar y calidad de vida realizada en 189 localidades de EE UU por las empresas Gallup y Sharecare, en la número uno.

Pero, ¿cómo lo han hecho? Según cuentan, son muchas pequeñas cosas las que hay que cambiar. Entre otras, hace ya tiempo que en los colegios han sustituido los donuts, bollos y tartas empapadas en azúcar con las que los niños celebraban sus cumpleaños por una donación de sus padres para las personas necesitadas. Además, los vecinos se lanzan cada mañana a la calle a hacer caminatas mientras en los supermercados todas las bebidas azucaradas se han colocado en las estanterías más altas, esas a las que solo se puede acceder si uno tiene un deseo irrefrenable y nada le va a hacer cambiar de idea. Sus responsables han instalado botellas de agua donde antes estaba la Coca-Cola. «Redujimos el espacio en las neveras de gaseosas y lo que sobraba lo llenamos con agua y bebidas saludables. Eso significó una caída en las ventas de ese tipo de productos dentro del local de un 25%, pero también se tradujo en un aumento simultáneo en el despacho de agua y bebidas no azucaradas de un 30%», asegura Juan Padilla, un ecuatoriano que trabaja como coordinador del supermercado Wynn's, ubicado cerca de la playa.

Sin embargo, por fantástico que parezca, no todo el mundo cree que ese asunto de las 'Zonas Azules' sea buena idea. Hay quienes, como el abogado Steve Bracci, creen que el hecho de que Naples sea considerada la ciudad más feliz o saludable de todo Estados Unidos no se debe al resultado de la campaña 'Zonas Azules', sino a que la localidad tenía, ya antes de la llegada del proyecto, una calidad de vida casi insuperable.

Lo cierto es que los datos son incontestables: los ingresos anuales per cápita son de 70.000 euros, el doble del promedio nacional, y es la segunda ciudad -después de Los Álamos, en Nuevo México- con el mayor porcentaje de millonarios. «Lo único que han logrado es que pasemos de ocupar el tercer lugar al primero y, honestamente, no le veo el mérito a eso», dice Steve, reconociendo que otra de las cosas con las que no comulga es esa idea de que respetar un determinado credo religioso alargue la vida, lo que parece haber prendido entre sus convecinos.

Hace ya tiempo que, en la ciudad, a la Iglesia Unida de Cristo (una suerte de fusión de iglesias cristianas congregacionales, Evangélica y la Iglesia Reformada) se la reconoce como 'Zona Azul'. Animados por la idea de los promotores del proyecto, que aseguran que la religión puede aumentar la expectativa de vida de cuatro a diez años, los fieles hacen cola en la puerta mientras los pastores no esconden la emoción que produce ser el centro de tantas miradas y han colgado en su templo un buen cartel que anuncia que aquella es, también, una zona azul.

Sea como sea, el concepto de 'Zonas Azules' creado por la revista National Geographic señala cinco lugares como los más saludables y longevos del planeta: Nicoya, en la provincia de Guanacaste, en Costa Rica; Cerdeña, en Italia; Ikaria, en Grecia; Okinawa, en Japón, y Loma Linda, en California, en donde no tienen tanto dinero como en Naples pero sus vecinos viven una media de diez años más que el resto de sus compatriotas. También allí, en donde la mayoría son vegetarianos, la mitad de los 24.000 habitantes del pueblo son de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que sigue unas reglas estrictas de alimentación, ejercicio y descanso, por lo que todo apunta a que en Loma Linda encontraron el secreto de la eterna juventud mucho antes de que Naples se propusiera intentarlo.

Contenido Patrocinado

Fotos