Pamplona ondea la ikurriña en el chupinazo de los Sanfermines

La plaza llena en el momento del chupinazo. / Efe

El Ayuntamiento ha colocado la bandera vasca en uno de los mástiles de las oficiales, aunque el Gobierno había advertido que es «ilegal» tras la derogación de la Ley de Símbolos

PABLO OJERPamplona

El día se presagiaba fantástico. Hoy hace un calor intenso en Pamplona y la alegría y ganas de divertirse se percibía en sus calles desde primeras horas de la mañana. Sin embargo, una decisión municipal ha acaparado el protagonismo del lanzamiento del Chupinazo, el cohete que da inicio a los Sanfermines.

Más información

Apenas 10 minutos antes de que el reloj marcase las 12 del mediodía, un empleado ha salido por orden municipal al balcón principal fuertemente escoltado por la Policía Municipal y ha colocado la ikurriña en uno de los mástiles destinados a acoger las banderas oficiales de la ciudad. La idea estaba pensada de antemano puesto que el mástil ha sido colocado durante la noche.

En la plaza consistorial, entre el público asistente, una enorme pancarta a favor de los presos de ETA, una enorme pancarta a favor de los agresores de Alsasua, una enorme estelada catalana, una gran ikurriña y decenas de banderas de Navarra abertzales. Esa ha sido la imagen que se ha dado a todo el mundo de los Sanfermines.

El alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, ha justificado la colocación de la ikurriña alegando que existía un informe jurídico que ha publicado tiempo que sacaba la ikurriña que asegura que "interpretando en conjunto la normativa estatal y foral, estas normas no obligan ni impiden al Consistorio colocar la europea o la ikurriña". El pasado mes de abril, un tribunal de Pamplona ya impidió la colocación de la bandera republicana al no tratarse de una bandera oficial. La Delegación del Gobierno ya ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo contra la decisión del Ayuntamiento. Considera que "supone un acto contrario a la legalidad vigente".

Unión del Pueblo Navarro también ha recurrido la colocación de la ikurriña. Los regionalistas han criticado "las trampas del alcalde, que una vez más ha demostrado una evidente cobardía política, intentando ocultar su decisión hasta 15 minutos antes de las doce".

La presidenta del Partido Popular en Navarra, Ana Beltrán, ha afirmado que están estudiando la posibilidad de interponer una demanda contra el propio alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, por prevaricación. "Nos parece un insulto a todos los pamploneses y a todos los navarros porque ha querido mandar un mensaje a todo el mundo de que Navarra es Euskadi", ha asegurado Ana Beltrán.

El chupinazo

Por suerte, Pamplona y los Sanfermines son bastante más que su Ayuntamiento y a las doce, puntuales como un reloj suizo, la vicepresidenta y una voluntaria de la DYA, María Calado y Paula Remírez, elegidas por designación popular, han lanzado el Chupinazo y la alegría se ha extendido por toda la ciudad. La DYA fue elegida para lanzar el cohete ya que acaba de cumplir 40 años de implantación en Navarra.

Las encargadas de prender el cohete han seguido el protocolo no escrito de gritar "Pamplonesas, pamploneses, ¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín!". Se les veía muy emocionadas y contentas. No en valde, lanzar el Chupinazo es uno de los mayores privilegios que un pamplonés puede tener en su vida.

A partir de ese momento se inician 204 horas de música, de espectáculos para todo aquel que se acerque hasta Pamplona, de corridas y encierros de toros y también de actos tradicionales. En total, 425 actos organizados por el Ayuntamiento, a los que hay que sumar las actividades de asociaciones y peñas y sobre todo, un ambiente y una alegría incomparable que se extiende por toda la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos