La UE respalda los objetivos nacionales de reducción de emisiones para 2030

Una carretera de París con avisos por contaminación./Reuters
Una carretera de París con avisos por contaminación. / Reuters

España tendrá que recortar un 26% sus emisiones de gases de efecto invernadero

EUROPA PRESSBruselas

Los países de la Unión Europea han respaldado este viernes objetivos nacionales obligatorios de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 propuestos por la Comisión Europea, que exigen a España un recorte del 26% con respecto a los niveles de 2005.

En concreto, los ministros de Medio Ambiente de los Veintiocho han fijado su posición negociadora de cara a las conversaciones que comenzarán ahora con representantes de la Eurocámara sobre la propuesta para repartir los esfuerzos de reducción de emisiones entre los Estados miembros entre 2020 y 2030.

La propuesta cubre las emisiones de los sectores que no están incluidos en el régimen europeo de comercio de emisiones (ETS, por sus siglas en inglés), que son la vivienda, el transporte, la agricultura y la gestión de residuos, responsables de cerca del 60% de las emisiones totales de la UE en 2014.

El objetivo de la legislación es cumplir con los objetivos establecidos en el Acuerdo del Clima de París, en el que la UE se comprometió a reducir al menos un 40% sus emisiones de CO2 con respecto al nivel de 1990. Los sectores de esta propuesta, concretamente, deben recortar sus emisiones en un 30% para 2030 en relación a 2005.

Así, los Veintiocho han mantenido los objetivos específicos que cada país deberá cumplir en la próxima década, que oscilan entre el 0% exigido a Bulgaria y el 40% que se reclama a Suecia y Luxemburgo.

Cada socio de la UE debe seguir una senda de reducción de emisiones que asegure que decrecen de forma continua durante todo el periodo. El punto de partida de esta trayectoria se establece en 2020 y se calculará como el nivel medio de emisiones entre 2016 y 2018, los niveles más actualizados que estarán disponibles en 2020.

Los ministros también han apoyado mantener la flexibilidad que existe en la actualidad para ayudar a los países a alcanzar sus límites anuales. Esto incluye la posibilidad de transferir asignaciones de emisiones anuales de un año a otro y entre Estados miembros. También han integrado nuevas flexibilidades como cancelaciones puntuales de permisos del sistema ETS.

Además, la posición de los Estados miembros incorpora una reserva de seguridad para los países menos ricos de la UE que, a pesar de haber superado sus objetivos para 2020 puedan tener dificultades para alcanzar las metas de 2030. Esta reserva estará dotada con un total de 115 millones de toneladas de CO2 y estará disponible en 2032.

Sin embargo, los Estados miembros tendrán que cumplir una serie de condiciones para tener acceso a ella, como por ejemplo haber utilizado con anterioridad las flexibilidades que incluye la normativa. Además, sólo podrá utilizarse si la UE en su conjunto ha conseguido su objetivo para 2030.

Absorción de emisiones en bosques

Asimismo, los ministros han conseguido acordar su posición negociadora sobre la legislación que regula cómo contabilizar la absorción de emisiones en el ámbito de usos de la tierra, agricultura y bosques (LULUFC, por sus siglas en inglés).

Esta normativa cumbre los sectores del uso de los suelos, árboles, plantas, biomasa y madera, que tienen la particularidad de que, lejos de emitir gases de efecto invernadero, pueden absorber el CO2 de la atmósfera.

El ministro de Medio Ambiente de Estonia, Siim Kiisler, que este semestre ostenta la presidencia de la UE, ha destacado en una rueda de prensa que los Veintiocho comenzaron su reunión con el objetivo "claro" de alcanzar un acuerdo sobre estas dos propuestas y ha celebrado que ambas hayan recibido un respaldo "fuerte" de las capitales.

"Hoy se ha dado un paso importante para asegurar que los compromisos de la UE sobre clima se convierten en realidad sobre el terreno", ha subrayado el comisario de Energía y Acción Climática, Miguel Arias Cañete.

Tras las decisiones de este viernes, el Consejo de la UE - la institución que representa a los países - puede empezar las negociaciones con la Eurocámara para aprobar las dos normativas, que forman parte del paquete del bloque comunitario para cumplir con sus compromisos del Acuerdo de París, junto con la revisión del sistema ETS.

Fotos