El Supremo confirma la primera condena en España por tráfico de órganos

Un cirujano prepara un riñón para un trasplante./Reuters
Un cirujano prepara un riñón para un trasplante. / Reuters

Se descubrió cuando el mendigo, ya en la notaría, se volvió atrás

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

El Tribunal Supremo ha confirmado la primera sentencia dictada en España por un delito de tráfico de órganos humanos. La Sala de lo Penal rechazó los recursos y declaró firme el fallo emitido por la Audiencia Provincial de Barcelona que, en 2016, condenó a un hombre, a sus dos hijos y a un amigo de la familia por tratar de sobornar con 6.000 euros a un inmigrante sin recursos, que vivía de la mendicidad, para que aceptase donarles uno de sus riñones.

Más información

Los hechos se produjeron después de que uno de los hijos, que carecía de tarjeta sanitaria, por lo que se hacía pasar por su hermano en el tratamiento hospitalario, fuese sometido a diálisis por una enfermedad renal y se le comenzase a preparar para recibir un trasplante de riñón.

Los tres familiares y el amigo, que no querían esperar a que la Organización Nacional de Transplantes les pudiese encontrar un donante compatible a través de su procedimiento de asignación objetiva del riñón, y pese a saber que en España está prohibido pagar por la donación de un órgano, intentaron hacer pasar al inmigrante al que pretendían sobornar por un amigo que estaba dispuesto a realizar la donación de forma voluntaria, libre y desinteresada.

Sin embargo, el delito, que llevará al padre, al amigo y al hijo sano a la cárcel durante seis años, y al enfermo renal durante cuatro y medio, se descubrió cuando el mendigo, ya en la notaría, se volvió atrás y se negó a firmar la autorización altruista para el trasplante. Los condenados no lograron hacerle cambiar de actitud pese a golpearlo.

Fotos