Los médicos reclaman un gran centro de referencia sobre epilepsia

Los médicos reclaman un gran centro de referencia sobre epilepsia

Recuerdan que esta enfermedad afecta a 400.000 españoles, en su mayoría ancianos y niños

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

La epilepsia afecta a más de cuatro millones de europeos, de los cuales 400.000 están en España. Sin embargo, el tratamiento en muchos países dista bastante del que se ofrece en el sistema sanitario español. Mientras que en Suecia, Alemania o Suiza hay fincas con varios edificios donde los científicos pueden investigar la enfermedad y los pacientes ser atendidos de episodios esporádicos. «Hay cien personas trabajando. La mayoría de las unidades son eso, de uno o como mucho de dos o tres personas», indicó el doctor José Serratosa, presidente de la Sociedad Española de Epilepsia (SEEP). «Es necesario hacer más cosas. Y también se incluyen la docencia y la investigación», añadió en la presentación del cuarto congreso nacional de esta enfermedad, que reúne a 300 expertos de diferentes especialidades médicas.

El máximo responsable de la SEEP reclamó más atención a este enfermedad que afecta a ancianos y niños hasta los doce años. En estos dos colectivos tiene una prevalencia entre el 1,5% y el 2%. Precisamente, una de las novedades de este año es que se va a prestar especial atención a estos enfermos. «En los ancianos es imprescindible tener una mayor supervisión sobre la medicación antieléptica, teniendo en cuenta los riesgos asociados a los efectos secundarios, que pueden ser responsables de caídas e interacciones con otros fármacos», explicó el doctor Antonio Gil-Nagel, vicepresidente de la sociedad científica.

Asimismo, la epilepsia en los más pequeños se centrará en aquellos niños que sufren autismo. El doctor Juan José García Peñas afirmó que tres de cada diez pequeños con autismo sufren epilepsia. «Es un camino bidireccional que descubre la epilepsia o el trastorno del espectro autista (TEA). El origen neurobiológico del TEA ase descubrió por la epilepsia», indicó el experto.

García Peñas señaló que los pequeños con autismo pueden parecer epilepsia en cualquier momento de su vida, pero que hay dos picos fundamentales: entre los uno y los cinco años y en la adolescencia. «Es importante seleccionar fármacos con amplio espectro, que sirvan para distintos tipos de crisis y que no afecten a la capacidad cognitiva. Es decir, que no tengan efectos demasiado sedantes ni produzcan irratibilidad, ya que suelen ser alteraciones propias de los niños autistas y podrán empeorar su estado», comentó el doctor García Peñas, aunque recalcó que espectro farmacológico es muy limitado. Por eso, es importante buscar otras alternativas como la dieta cetogénica. «Consiste en aumentar la proporción de grasas, disminuir los hidratos de carbono y establecer una cantidad adecuada de proteínas. Las grasas favorecen el desarrollo de cuerpos cetónicos, que tienen un efecto de recesión de las crisis epilépticas e inciden en la mejora de la alerta, la atención y la comunicación de estos pacientes», explicó.

Fotos