León registra 67 agresiones a personal sanitario y 58 incidentes en lo que va de año

Gráfico de las agresiones en la Comunidad./Gráfico
Gráfico de las agresiones en la Comunidad.

El consejero de Sanidad apunta que una encuesta hecha en junio entre 2.346 profesionales revela que un 57% aún no comunica que ha sufrido un incidente físico, verbal o psicológico

LEONOTICIAS

Según los datos elaborados por la Consejería de Sanidad, 67 profesionales de la Sanidad han sido agredidos en lo que va de año en la provincia de León a través de 58 incidentes registrados. El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez, ha señalado este viernes que las mejoras realizadas en el registro para que se conozcan más incidencias y la incorporación de la interlocución policial están detrás del incremento del 21,7% de incremento en las denuncias por agresiones a sanitarios en los nueve primeros meses del año. Así lo puso de manifiesto a través de los datos ofrecidos por la Sección de Agresiones del Observatorio Único de Castilla y León, cuya reunión se celebró este viernes. «Es una contribución añadida que ayuda a prevenir y atacar el problema de forma integral, ya que la tendencia en los casos producidos sigue al alza», explicó.

Más información

En el registro se pone de manifiesto que un total de 463 trabajadores de los centros sanitarios públicos de Castilla y León fueron agredidos de forma psicológica, verbal o física. Para Sáez «preocupa especialmente» que de ellos 397 (un 85%) fueron mujeres y los 66 restantes hombres. «Está mejorando el registro y esto ayuda al recoger todo tipo de incidentes, lo que supone que se analicen mejor los casos existentes. El 84 por ciento de las agresiones son verbales y psicológicas y el 16 por ciento físicas, pero esto no minimiza el problema y la tendencia observada en los últimos años y meses también a nivel nacional», reconoció. Por categorías, 175 eran médicos, 150 enfermeros, 78 técnicos auxiliares de enfermería, 14 celadores y 46 otro tipo de personal.

El máximo responsable de la sanidad regional valoró positivamente la incorporación de responsables de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, que pasan a formar parte de la Sección de Agresiones tras la creación de la figura del Interlocutor Policial Sanitario en todas las provincias. Estos expertos designados por ambos cuerpos se constituyen como cauce de comunicación con los responsables del centro sanitario encargados de coordinar y ejecutar las actuaciones para prevenir acciones violentas o de intimidación al personal sanitario.

Así, se han celebrado las primeras reuniones con el traspaso de información sobre la situación de los centros sanitarios, las medidas de seguridad existentes en los mismos y las características de las agresiones producidas; y se han concretado medidas de coordinación y sobre la necesidad de formar a los profesionales en prevención de las agresiones y fomento de las denuncias. Sáez resaltó también el hecho de que una parte de la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia forme parte del Observatorio. «Hay que agradecer su gran apoyo para lograr una conexión de los tribunales y las actuaciones sanitarias para la represión y denuncia de determinadas agresiones», expuso.

El informe presentado hoy refleja también que del total de profesionales agredidos a lo largo de los primeros nueve meses de este año, 273 sufrieron las agresiones en hospitales y 184 en centros de Atención Primaria. Además, el 16% -en total 99- de estas agresiones fueron físicas, de las cuales 55 se produjeron en área de Psiquiatría; cinco en Urgencias; seis en Medicina Interna; cuatro en consultas; una en domicilio del paciente; dos en la vía pública, y 26 en otros lugares. Del resto de agresiones, el 21 por fueron de carácter psicológico y el 63% verbales.

Encuesta a 2.346 profesionales

Sobre la incidencia de las agresiones externas se realizó una encuesta el pasado mes de junio que fue remitida a 2.346 profesionales sanitarios y contestada por 2.177. De ellos, el 66,8% respondió que nunca había sufrido una agresión, mientras que el 29,8% sí que había sido agredido –física, verbal o psicológicamente- en alguna ocasión. Antonio Sáez indicó que un número importante de profesionales, que cifró en el conjunto de las áreas sanitarias en un 57%, «aún no comunican ni registran la agresión, si bien, el porcentaje de los que sí la declaran se ha incrementado de manera notable, un 24%, en los últimos años desde la última encuesta hecha en 2011», indicó. En este sentido, destacó que dentro del muestreo en Atención Primaria fueron un 23% los que no habían comunicado la agresión, mientras que en el año 2011 este porcentaje se elevó hasta el 77%.

«Esta encuesta nos revela un buen cauce de información para actuar debidamente e intentar mejorar las cosas, pero aún faltan cosas por conseguir que se conozcan todas las posibles agresiones», añadió Sáez, que recordó que los datos obtenidos ponen de manifiesto que hay más incidentes que los que se registran; que el incremento en el número de registrados obedece en buena medida a que en los últimos años ha mejorado la inclusión en el registro; y que pese a ello una parte de los profesionales no declaran los incidentes. Las razones por las que no se registran los incidentes señalan que en un 32% por considerar que no sirve para nada; en un 30% porque no le parecía importante a los afectados; y en un 20 por por no conocer el procedimiento para comunicar el incidente.

El consejero añadió que tras consultar el Observatorio Nacional de Agresiones que tiene la Organización Médica Colegial, con datos acumulados entre 2010 y 2016, en lo que se refiere solo a personal médico, la tasa de incidentes es de 2,02 por cada mil colegiados en España y en Castilla y León baja al 1,08, «sensiblemente inferior», comentó, al tiempo que señaló que entre los hombres y mujeres este tipo de incidentes se sigue dando mucho más entre el personal femenino.

Causas y sentencias condenatorias

Por su parte, la directora general de profesionales de la Gerencia Regional de Salud, Concha Nafría, dijo que las principales causas que da a conocer el personal sanitario en el registro que ha sido objeto de aún tipo de agresión obedecen al trastorno físico del agresor en un 2%; la disconformidad con la asistencia prestada en un 31%; en un 30%los tiempos de espera; y causas de alcoholismo o drogadición en un 7%.

Nafría, aunque las cifras en el ámbito de las actuaciones judiciales se dan a final de año, adelantó que desde que la agresión al personal sanitario se tipificó como delito de atentado a la autoridad en 2005, se han dictado un total de 187 sentencias condenatorias, 54 de ellas por atentar contra la integridad física de un funcionario público. Desde la última reunión en marzo del la Sección de Agresiones del Observatorio Único de Castilla y León, se produjeron once sentencias de este tipo y en lo que va de año se han registrado 42 denuncias, dos más que en el mismo periodo de 2016. En cuanto a expedientes sancionadores administrativos, que finalizan con una sanción pecuniaria, en los nueve primeros meses de 2017 se ha solicitado la incoación de 37.

Contenido Patrocinado

Fotos