El endurecimiento de las legislación contra el tabaco y la conducción mejoran la salud de los españoles

Varios cigarrillos formando la palabra 'no'. /
Varios cigarrillos formando la palabra 'no'.

La restricción total del consumo en lugares públicos cerrados explica el 16,55% de esta disminución en las ventas

R. C.Madrid

El endurecimiento de la legislación contra el trabaco y las normativa para conducir ha mejorado la salud de los españoles, según se desprende del estudio '¿Cómo legislar para promover la salud pública? Los casos del tabaco y los accidentes de tráfico', publicado por el Observatorio Social de La Caixa.

Entre el año 2000 y el 2015 la carga de enfermedad derivada del tabaquismo y la conducción temeraria se redujo en un 37%, en buena parte debido a la implementación de medidas legislativas, especialmente de aquellas más punitivas en las sanciones por incumplimiento. El informe destaca que en 2015 dejaron de perderse unos 1.400 años de vida en plena salud por cada 100.000 habitantes.

Según datos del Institute for Health Metrics Evaluation (IHME), en 2015 el tabaquismo fue responsable del 9,63% de la carga total de enfermedad en España, mientras que la conducción temeraria o bajo los efectos del alcohol o las drogas lo fue del 1,09%, lo que supone, entre ambos casos, un 37% de disminución en la carga de enfermedad por estos comportamientos respecto a 2000.

Respecto al tabaquismo el informe recoge a una disminución notable del consumo de tabaco entre 2000 y 2015. Si bien esta tendencia empezó con la entrada en vigor de la Ley 28/2005 que regulaba, entre otras cuestiones, la restricción parcial del consumo de tabaco en lugares públicos cerrados. En todo caco, con la entrada en vigor de la Ley 42/2010, de restricción total, tiene un impacto más significativo. En concreto, la restricción total del consumo en lugares públicos cerrados explica el 16,55% de esta disminución en las ventas, mientras que la regulación parcial del consumo en lugares públicos, junto con otras medidas, cinco años antes explica el 6,81% del descenso de ventas.

En cuanto a las leyes sobre seguridad vial, se observa una tendencia a la baja sostenida a lo largo de los años. Sin embargo, el impacto de la reforma del Código Penal de 2007 explica un 13,34% de la caída en la mortalidad por accidentes de tráfico en el período analizado.

También comenta el informe que la introducción del carnet por puntos (2005) no tuvo efectos inmediatos hasta que se acompañó de una penalización real y efectiva de las infracciones. A este respecto, destaca cómo el número de procedimientos tramitados por delitos a la seguridad vial aumentó considerablemente desde los 37.697 procedimientos judiciales de 2006 hasta los 43.926 y 87.755 en 2007 y 2008, estabilizándose en unos 110.000 a partir de 2010. Del mismo modo, tras la reforma de 2007, el número de penas de privación del derecho a conducir vehículos aumentó un 115%.

Fotos