Recorrer 3 kilómetros y escalar una colina para poder usar el móvil

Foto de Huetos. /Ayuntamiento de Cifuentes
Foto de Huetos. / Ayuntamiento de Cifuentes

Los vecinos de una pedanía de Guadalajara se manifiestan para pedir cobertura en sus teléfonos móviles

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Huetos, pequeña pedanía dependiente del Ayuntamiento de Cifuentes (Guadalajara), sueña con algo básico y elemental en cualquier ciudad en 2017: tener cobertura para poder usar el teléfono móvil. Sus vecinos –menos de 50 en invierno y 500 en verano- nunca han podido experimentar lo que se siente al enviar o recibir llamadas con un móvil en su término municipal ni al utilizar aplicaciones tan extendidas como Whatsapp.

Su única opción es desplazarse hasta Carrascosa del Campo (Guadalajara), distante 3 kilómetros de Huetos, y subir a una colina de unos 200 metros de altura. Es entonces cuando se obra el milagro en forma de cobertura.

La paciencia de estos vecinos se ha agotado y este lunes se han manifestado en Cifuentes para exigir soluciones. “Llevamos mucho tiempo quejándonos pero no nos hacen caso en ningún organismo y en ninguna operadora de telefonía. A veces consigues recibir una llamada en el pueblo pero al descolgar no oyes o no te oyen y eso que estamos a 8 kilómetros de la central nuclear de Trillo”, explica con temor José María Rodrigo, presidente de la Asociación Cultural de Huetos, convocante de la movilización, pensando en un posible accidente nuclear del que no se pueda dar aviso a todos los vecinos de la pedanía.

Las dos Españas

El caso de Huetos es común a otros núcleos rurales de España que sufren el apagón tecnológico. “La zona centro de España está abandonada cuando todos deberíamos ser iguales en recibir los mismos servicios y, si no nos quejamos, nunca nos harán caso. Esto es David contra Goliat”, se lamenta José María Rodrigo, que también es el sacerdote de Huetos.

Su miedo más inminente es que ocurra algún incidente el próximo fin de semana durante la III Marcha Solidaria Alcarria Baja y la IV Marcha Solidaria “Un paseo por Mali” que suele reunir a unos 2.000 visitantes. “En caso de emergencia, no podríamos contactar con nadie desde Huetos”, advierte.

Contenido Patrocinado

Fotos