Los pequeños pueblos españoles ansían la llegada de turistas para llenar sus calles

El pequeño enclave segoviano de Maderuelo es uno de los ejemplos de la repoblación estival

ATLAS ESPAÑA

Un pequeño pueblo segoviano, con tan solo 40 residentes en invierno, espera deseoso la llegada de los veraneantes. Parientes y también turistas, como Aurora y su familia, eligen este pueblo para desconectar de la ciudad. Cerca de 2.000 visitantes se acercan cada verano a Maderuelo. Se encargan de rejuvenecer y animar sus calles.

Los visitantes recargan energías relajados y disfrutando de los planes de ocio del entorno. Ellos son el motor para los negocios de la zona, que los reciben con los brazos abiertos. Los lugareños se muestran agradecidos porque estos visitantes estivales ayudan a remar contra la temida despoblación.

Fotos