Uno de cada cien niños sufre maltrato o abusos en la familia

Uno de cada cien niños sufre maltrato o abusos en la familia

Los menores asesinados por la violencia machista en 2017 superan con creces las víctimas de los últimos años

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

Una de cada cien niños españoles sufre maltrato o abusos en el ámbito familiar, pero la mayoría de las víctimas padece las agresiones o vejaciones en silencio o en total desamparo, según explicó hoy la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, porque no se llegan a detectar y a denunciar más del 10% o el 15% de los casos reales. «Se trata de una lacra silenciada», aseguró la presidenta de la asociación, Concha Sánchez Pina.

Los pediatras dieron la voz de alarma al día siguiente de que un hombre degollase y matase a su hija de dos años en Alzira (Valencia) en lo que apunta a una venganza contra su expareja, y madre de la menor, con la que estaba en fase de separación. De hecho, las principales portavoces de la asociación coincidieron en que cada vez tienen más conocimiento de maltratos a niños para dañar a madres inmersas en situaciones de violencia de género. Un dato parece apuntalar esta nefasta tendencia. En lo que va de año siete menores -ocho si se añade la niña de Alzira- fueron víctimas de crímenes machistas. Hasta ahora la cifra reciente más alta eran las seis víctimas de 2013, pues en 2014 y 2015 fueron cuatro, y el año pasado solo una.

Los especialistas aseguraron que la única forma de plantar cara y sacar a la superficie el «iceberg» del maltrato en la infancia es que el Gobierno cumpla con el encargo que el Congreso le hizo en septiembre por unanimidad y que apruebe una ley integral para combatir esta lacra, con unas características similares a la que previene y persigue la violencia machista. Esta norma, dijeron, debe fomentar la formación de los profesiones en primera línea -pediatras, servicios sociales, policías y jueces-, establecer una coordinación e intercambio de información entre todos estos colectivos para la detección y respuesta de los casos, medidas de protección y asistencia para las víctimas, y una financiación suficiente para aplicar con éxito la estrategia nacional.

Voz para los pequeños

Los expertos indicaron que un primer paso para mejorar la efectividad contra este problema -que duplica en sus víctimas las posibilidades de suicidio- es que se le permitiese a los pediatras de atención primaria acceder al Registro Unificado de Maltrato Infantil (RUMI), donde no solo constan los casos denunciados sino también los sospechosos. Eso les ayudaría a interpretar mejor los síntomas que detectan en sus consultas, en las que, según los estudios, al menos 10 y 20 de los 1.000 menores que tienen asignados son víctimas de maltrato o abusos.

El RUMI detectó en 2015 algo más de 17.000 malos tratos infantiles, de los que la mitad fueron situaciones de negligencia -malos cuidados y descuido de los menores-, un cuarto malos tratos psicológicos, algo más de 3.000 maltratos físicos, y casi 700 abusos sexuales de distinta gravedad.

Otro cambio relevante que los médicos reclaman a las autoridades, sobre todo a las judiciales, es que consulten y escuchen a los niños, sobre todo en los casos de asignación de custodia y régimen de visitas, aunque sean menores de 12 años, porque su experiencia les dice que son sinceros y que con sus palabras o sus síntomas les van a trasladar la situación de maltrato si es que existe.

Fotos