El detenido por apuñalar a la niña de 14 años tenía otra denuncia por acoso a otra joven

La vivienda en obras donde fue hallada la menor. / Ramón L. Pérez

La menor, que superó ayer una intervención realizada por especialistas vasculares, sigue grave en la UCI

JOSÉ RAMÓN VILLALBAGranada

El arrestado el pasado miércoles en Cenes de la Vega (Granada) como presunto autor del apuñalamiento y de la agresión sexual de una niña de 14 años también fue denunciado por una adolescente del mismo municipio del cinturón metropolitano en el año 2016, según fuentes judiciales consultadas por este periódico. El ahora detenido presuntamente trazó un plan para atosigar a una menor, cuya edad no ha trascendido, y la seguía y perseguía a todos lados sin dejarla respirar. Este individuo se encaprichó de la adolescente y quería entablar con ella una relación que la menor rechazó de plano.

Tal fue el nivel de atosigamiento, que los padres de la niña, acompañados de ella, se vieron obligados a denunciar el caso. Al joven se le detuvo en aquel entonces y aquel episodio de acoso terminó, aunque a los pocos meses comenzó el infierno con la pequeña de catorce años que ahora se encuentra ingresada en la unidad de cuidados intensivos en estado grave. por las "múltiples" heridas incisas. Fuentes sanitarias han informado de que la menor, que ayer fue intervenida por especialistas vasculares, superó la operación y continúa ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Materno Infantil de Granada, grave y pendiente de evolución. La menor, según fuentes de la investigación, recibió "múltiples" heridas con un arma cortante, al menos una docena de lesiones que le afectaron, entre otras zonas, al abdomen y el cuello.

El sospechoso

El detenido, en aquel año de 2016, trató de conseguir un puesto de trabajo en una bolsa de empleo de albañil y otra de peón de limpieza abierta por el consistorio cenero, pero de ambas quedó excluido por no cumplir con los requisitos exigidos para optar a esos puestos de trabajo. Este individuo vive en una casa ocupada con otros familiares en Cenes de la Vega y no se le conoce trabajo alguno, según las fuentes consultadas en esta localidad próxima a la capital granadina.

Policía Nacional también recibió otra denuncia en octubre de 2014 contra él por un delito de violencia de género. Una joven, nacida en el año 1992, y con quien supuestamente había mantenido una relación, decidió no seguir adelante con la misma. El ahora detenido no aceptó esa ruptura. Decidió acudir a la academia de peluquería donde esta joven, que entonces tenía 22 años, se formaba. Allí la agredió sin importarle demasiado la presencia de otras personas en aquel lugar y en ese preciso instante. Policía Nacional cursó una orden de detención y fue la Guardia Civil quien lo detuvo en Cenes de la Vega. En aquellos entonces, también vivía en una casa ocupada.

Visto lo visto, tras este currículo de denuncias y detenciones por asuntos de maltrato, acoso y este último ya de apuñalamiento, los efectivos de los cuerpos y fuerzas de seguridad consultados lo han definido como un 'depredador' que tiene fijación con las menores de edad y que las relaciones que le son conocidas siempre las ha finalizado de la misma manera con malos tratos, acoso, agresiones sexuales o apuñalamientos, teniendo en cuenta siempre el principio de presunción de inocencia.

Dos detenciones más

Febrero de 2017. Dos años después de la denuncia de violencia de género y unos meses posteriores a la cursada por una menor de edad presuntamente acosada por este individuo, comenzó el calvario de la adolescente de catorce años, ahora ingresada en el hospital, tras conocerlo por la red social de Facebook, donde el arrestado se hizo pasar por un adolescente de 17 años para sortear las dudas que hubieran generado en la menor presentarse como un adulto de 27 años, edad real que tiene.

La madre de esta niña de 14 años no esperó ni un minuto para denunciarlo tras enterarse de que su hija mantenía una relación con este individuo. En febrero de este año, la progenitora acudió a dependencias de la Policía Nacional, donde expuso el caso. A las pocas horas ese primer contacto con Policía Nacional lo encontró con su hija en su propia vivienda de la capital granadina y decidió presentar la denuncia por abusos sexuales. Policía Nacional lo detuvo y lo encerró en los calabozos. Tras pasarlo a disposición judicial, un juez le puso una medida cautelar de alejamiento.

Casi un mes después, la madre volvió a presentar otra denuncia contra este individuo por quebrantamiento de condena. En esta ocasión, fue arrestado por la Guardia Civil en Cenes de la Vega. También estuvo encerrado en los calabozos de la Comandancia. Este individuo supo engañar a la menor evitando que la relación se rompiera.

La madre de la adolescente lo volvió a denunciar en el mes de junio por un nuevo quebrantamiento de la orden de alejamiento, y en esta última ocasión un juez le archivó la denuncia. El entorno familiar de la menor no se explica qué pudo motivar ese archivo si era visible que este tipo continuaba viendo a la víctima, cuando un juzgado se lo prohibió en febrero.

Es decir, desde octubre de 2014 hasta el pasado martes, ha sido arrestado al menos en cuatro ocasiones. La quinta vez se consumó el pasado miércoles sobre las ocho de la mañana, cuando la Policía Nacional lo localizó en Cenes de la Vega, media hora después de aparecer la adolescente de catorce años con distintas heridas de arma blanca -dos de ellas le han tocado pulmones y bazo-, así como otras lesiones incluida una agresión sexual.

La menor había quedado con el arrestado el pasado martes sobre las siete de la tarde para decirle que no quería tener ninguna relación con él, que la olvidara. Él no aceptó esa ruptura y la retuvo contra su voluntad. La propia menor avisó a sus allegados que bajaba a la calle cinco minutos, no más. El paso de las horas sin saber nada de ella hizo que la madre acudiera a comisaría para presentar una denuncia por desaparición sobre las diez de la noche. Poco antes de las dos de la madrugada del miércoles, agentes de la Guardia Civil estuvieron en la vivienda donde reside este individuo en Cenes de la Vega y allí no había rastro del agresor ni de la adolescente.

La progenitora de la menor, una madre coraje que desde el primer momento actuó con firmeza, está rota por estos hechos, así como el resto del entorno familiar y de amigos de la menor.

La fuerza de esta adolescente y sus ganas de seguir enganchada a la vida, van ganando el pulso.

Fotos