El fiscal concluye que la ola de incendios que asoló Galicia en octubre fue intencionada

Agentes de la Guardia Civil cortan los accesos a Chandebrito (Pontevedra) el pasado mes de octubre./EFE
Agentes de la Guardia Civil cortan los accesos a Chandebrito (Pontevedra) el pasado mes de octubre. / EFE

El acusador público, no obstante, atribuye los fuegos a acciones individuales, sin ver indicios de la existencia de una trama organizada

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

La ola de incendios que durante tres días de octubre asoló Galicia y tuvo cercadas a ciudades como Vigo tiene detrás la mano del hombre, según las conclusiones de la investigación realizada por la Fiscalía. El informe, presentado hoy en el Parlamento de Santiago por el fiscal superior, Fernando Suances, señala que entre el 61% y el 88% de los fuegos que abrasaron más de 49.000 hectáreas de arbolado y monte bajo y causaron la muerte de cuatro personas presentan indicios de ser intencionados con «una gran probabilidad».

     Suances, no obstante, aclaró que la investigación demuestra que los múltiples fuegos, que llegaron a acercarse entre el 14 y el 16 de octubre a los 300, son obra de autores distintos, sin relación alguna entre sí y con intereses puramente individuales. El fiscal superior, por lo tanto, descartó la existencia en este caso de tramas u organizaciones que actuasen de manera coordinada y planificada para quemar el monte por intereses colectivos. Tampoco halló móviles ligados al negocio de la madera, el urbanismo o a miembros de brigadas forestales.

Como resultado de los incendios de octubre, que arrasaron en tres días cuatro veces más hectáreas en Galicia que los cuatro años anteriores juntos, se detuvo a dos hombres, se investigó a otros tres, y se indagó sobre otros 31 sospechosos.

La conclusión del trabajo de la Fiscalía es que el incendiario tipo es un hombre de mediana o avanzada edad, que reside en la zona del fuego, con bajo nivel cultural, que actúa solo, que está relacionado con actividades agrícolas o ganaderas, y que puede reincidir. En concreto, 15 de los 36 detenidos o investigados aprovecharon la cobertura de la altas temperatura y de los fuertes vientos para ocultar quemas de limpieza de matorral, 4 para saldar deudas con vecinos y dos por asuntos vinculados a la caza. Eso sí, de 14 se considera que son asimilables a un pirómano.

Contenido Patrocinado

Fotos