Duque acepta impulsar la nueva ley de universidades que le piden los rectores

Pedro Duque, hoy en el Congreso./Chema Moya (Efe)
Pedro Duque, hoy en el Congreso. / Chema Moya (Efe)

El ministro se marca como objetivo devolver en 2020 la inversión pública española en I+D+i a los niveles previos a la crisis

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

Pedro Duque, en su primera comparecencia como ministro en el Congreso, se comprometió a iniciar de inmediato las conversaciones para impulsar la nueva ley de universidades que le reclaman los rectores, con el apoyo de estudiantes, empresarios y sindicatos.

El ministro de Ciencia, Innovación y Universidades señaló hoy que va a abrir un proceso de diálogo con todos los colectivos demandantes de la nueva norma, con las comunidades autónomas -que son las que gestionan las competencias- y con los grupos parlamentarios para tratar de consensuar el contenido de una ley que intentaría aprobar antes del fin de la legislatura.

Duque dijo que no tiene ideas preconcebidas sobre el contenido de la ley más allá de que debe modernizar e internacionalizar estas instituciones, además de estar comprometida con la educación pública y garantizar que ningún talento se malogre por falta de recursos. De hecho, indicó que entre sus objetivos están mejorar la financiación pública de las universidades, que han perdido un 17% de recursos públicos con la crisis, e iniciar una reforma del modelo para aumentar la equidad de las becas y reducir las tasas universitarias. También, consciente de la precariedad laboral de los docentes, se comprometió a elaborar un estatuto para el personal docente e investigador y otro para los profesores asociados, así como a tomar medidas para reducir el envejecimiento de plantillas.

Estas medidas son parte de las que anunció para tratar de sacar de la inestabilidad y la precariedad al personal investigador, sea universitario o de centros específicos. Propone aumentar las ofertas de empleo público para rejuvenecer las plantillas de investigadores -que superan de media los 50 años-, potenciar los contratos estables, potenciar las ayudas a investigadores predoctorales, simplificar los procesos de contratación para que puedan atraer talento del extranjero, y aumentar las plazas fijas del personal de administración para descargar a los investigadores de la burocrática que les quita mucho tiempo de su labor principal.

Científico «heroicos»

El ministro reconoció que la actitud de los científicos españoles es «heroica», por su gran productividad pese a la enorme caída de la financiación pública y privada durante la crisis, que ha colocado a España en la cola de Europa. De hecho, adelantó a los parlamentarios que buscará un pacto de Estado para garantizar que España apuesta por el I+D+i y que la financiación pública para este sector es suficiente y sostenida.

Su objetivo en 2020 es que la inversión pública en investigación alcance el 2,5% de los presupuestos, para volver a los recursos de antes de la crisis desde el 1,5% actual. A medio plazo, considera que España debe gastar -entre recursos públicos y privados- el 2% del PIB en innovación, que es la media de la UE, pero casi el doble de lo que ahora invierte.

Duque recordó que España ha hecho justo del camino contrario a los grandes países del mundo. Toda la UE apostó por potenciar el I+D+i para salir de la crisis, por lo que destinó un 27% de fondos de media más que en 2009. España, en cambio, redujo el dinero destinado a investigación en el mismo período en un 9%.

El exastronauta también anunció un paquete de medidas para promover la mayor participación de la mujer en la ciencia -las chicas son minoría en las carreras técnicas y las investigadoras son solo el 39%- y para romper el techo de cristal que hace que solo haya un 21% de catedráticas.

Contenido Patrocinado

Fotos