La lengua de signos busca dar un salto científico

La lengua de signos busca dar un salto científico

Crean una gran base de datos para estudiar su evolución, elaborar diccionarios, manuales de aprendizaje o programas de traducción automática

ALFONSO TORICESMadrid

La lengua de signos española busca dar en los próximos años un gran salto científico con la creación de un instrumento que permitirá profundizar en su estudio y normalización -gramática, léxico, sintásis, ortografía-, elaborar diccionarios más completos, mejorar los programas de aprendizaje e, incluso, favorecer la puesta en marcha de programas de traducción automática.

El Centro de Normalización Lingüística de la Lengua de Signos Española (CNLSE), el organismo publico que se encarga de difundir y preservar el buen uso de este lenguaje, ha comenzado a construir un corpus, una gran base de datos digital donde se almacenarán, organizarán y clasificarán vídeos grabados en todo el país de conversaciones de personas sordas. Se tratará de una muestra representativa de diferentes tipos de discursos, realizados por todas las generaciones, por hombres y mujeres, y que reflejarán las peculiaridades de todos los territorios españoles; en definitiva, de una muestra real, conservada y analizable de la lengua existente.

Cuando todas las grabaciones estén realizadas, ordenadas y completadas cada una de ellas con las anotaciones técnicas, el corpus se abrirá a estudiosos y público general para que puedan realizar búsquedas automáticas de los distintos vídeos a través de un mapa interactivo de los diferentes territorios españoles.

Será un paso hacia la madurez de una lengua que lleva muy pocos años reconocida oficialmente, pero que en España hablan unas 80.000 personas sordas y varios miles más de familiares e intérpretes. Un instrumento básico para estudiar su evolución y poder establecer comparaciones internacionales. Es un trabajo en que sus homólogos de Australia y Reino Unido fueron pioneros, pero que también ya está en marcha con las lenguas de signos de buena parte de los paíeses europeos y de Cataluña.

El CNLSE comenzó los trabajos de creación del corpus en 2016 y ya tiene grabados 9.000 minutos de conversaciones con "signantes" jóvenes, adultos y mayores de Madrid y Valencia, tarea que continuará tras el verano en Andalucía. En todos los casos son personas seleccionadas previamente en las asociaciones territoriales de sordos, que dialogan por parejas del mismo tramo de edad, y animadas por un entrevistador también sordo implicado en el proyecto.

Nadie en el organismo público se atreve aún a adelantar cuándo podrá estar completada la primera fase de este corpus, pues queda por recorrer buena parte del país en la recogida de testimonios y hablas y porque detrás de cada grabación hay luego un duro trabajo técnico. Cada minuto de conversación precisa más tarde de una hora de trabajo para completar la ficha anexa de anotaciones técnicas.

Contenido Patrocinado

Fotos