Fernando Rey reconoce que los centros no cuentan con recursos suficientes para abordar el ciberacoso escolar

Fernando Rey reconoce que los centros no cuentan con recursos suficientes para abordar el ciberacoso escolar

El consejero de Educación anuncia que la actualización del Plan antiacoso será presentado en diciembre | La Junta confirmó 47 casos de acoso y 82 de ciberacoso mientras que 91 docentes requirieron asistencia jurídica

ICAL

El consejero de Educación, Fernando Rey, aprovechó este miércoles en Valladolid la inauguración de la jornada 'Las prácticas restaurativas como modelo para la mejora de la convivencia' para reconocer que los centros no cuentan con los recursos suficientes para abordar el ciberacoso escolar, a diferencia de lo que ocurre con el acoso físico. No en vano, recordó que Castilla y León cuenta con las aulas más seguras de España y las terceras del mundo, tras Holanda y Corea del Sur.

Rey anunció que el estudio encargado por la Consejería al Centro Crímina para el Estudio y Prevención de la Delincuencia de la Universidad Miguel Hernández de Elche estará listo en primavera. Un trabajo que estará basado en las encuestas exhaustivas a escolares de la Comunidad sobre el ciberacoso. Además, la Junta ha recopilado datos que sirvan para contar con herramientas para afrontar este tipo de violencia que tiene lugar “las 24 horas, los siete días a la semana y en cualquier lugar”. De ahí que reconociera que es más difícil de visibilizar y, por tanto, es “más sinuoso y peligroso”.

El pasado curso, la Consejería detectó incidencias en 714 centros de la Comunidad que implicaron a 8.463 alumnos. De ellos, 47 fueron casos confirmados de acoso y 82 de ciberacoso mientras que 91 docentes requirieron asistencia jurídica.

Por otro lado, confirmó que la atualización del Plan antiacoso será presentado en diciembre, en el marco de una reunión del Observatorio de Convivencia Escolar. Fernando Rey apostó por las prácticas restaurativas para mejorar la convivencia que permitan prevenir, detectar, gestionar y resolver las situaciones de conflicto y restaurar los vínculos afectivos entre las personas afectadas por estas situaciones.

Subrayó, según declaraciones recogidas por la Agencia Ical, que el objetivo de la Consejería es “reforzar” la comunidad educativa y “manejar” el conflicto y las tensiones reparando el daño y forjando relaciones. Un modelo que, precisó, tenga un enfoque proactivo para primar la actuación colectiva, a través de proyectos de convivencia que implique a todo el centro, sin olvidar el abordaje reactivo para reparar el daño y restaurar las relaciones.

Castilla y León presentó la tasa de acoso escolar más baja del país, tal y como recogió el Informe PISA 2015 tras medir el porcentaje del alumnado que fue amenazado “unas pocas veces al mes” por otros estudiantes. En concreto, el 1,7 por ciento reconoció haber sufrido esta situación, frente al 2,6 por ciento de los alumnos españoles y el 3,7 por ciento de media en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En ese sentido, Fernando Rey valoró que son datos “extraordinarios” y dudó de que se puedan mantener esas buenas notas del informe PISA, desde cualquier parámetro. En todo caso, aseguró que, con independencia de los resultados, lo más importante es que el sistema consiga “aflorar” cualquier acoso. “No me importa que haya una cifra baja sino que ese dato responda exactamente a la realidad y que no haya ninguna situación de violencia o acoso, sobre todo los más graves, quede impune e invisible”, precisó. Y es que afirmó que este tipo de acciones conlleva un aislamiento de la víctima frente a la agresión.

Pertenencia al grupo

La jornada contó con la ponencia del psicólogo y profesor especialista en resolución de conflictos Vicenç Rullán que abordó las formas de prevenir los problemas en las aulas a través de la mediación, que va más allá de las dos personas implicadas sino que haga partícipe a más gente. También apostó por los llamados círculos de diálogo para promover un mejor clima del aula, con el objetivo de que los alumnos tengan un mayor sentimiento de pertenencia al grupo y de orgullo de formar parte del mismo. “Queremos un grupo más cohesionado con mejores relaciones entre todos y que no haya alumnos aislados con los que uno pueda meterse”, consideró.

Por su parte, el jefe de estudios del Instituto Río Duero (Zamora), Óscar Barrio, abogó por combatir las situaciones de acoso escolar con la implicación de toda la comunidad educativa, incluidas las familias. “El centro aborda los problemas y no se da esquinazo al conflicto e incluso los propios alumnos, ante una situación injusta, se dan cuenta que tienen que colaborar, ya sea con la denuncia o con la colaboración”, explicó.

Barrio destacó el trabajo de los equipos de convivencia, con alumnos mediadores y alumnos tutores. “Afortunadamente nuestro IES no ha tenido casos graves que hayan motivado expulsiones temporales de estudiantes pero es verdad que cuando sospechamos de algo, nos ponemos en alerta porque la prevención es lo más importante”, manifestó.

Fotos