Uno de cada cuatro profesores de la escuela pública es interino

Uno de cada cuatro profesores de la escuela pública es interino

Para cubrir las jubilaciones de los próximos tres años, bajar la temporalidad al 8% y recuperar las plazas perdidas, CC OO calcula que es necesario convocar más de 151.000 plazas

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

Los recortes que ha sufrido la escuela pública durante los últimos años de la crisis tienden a cronificarse. Ese es el temor que expresó este jueves Comisiones Obreras en su análisis sobre el inicio de este curso académico, que ha comenzado con la tasa de profesores interinos más alta desde el comienzo de la crisis. Uno de cada cuatro maestros no tiene la plaza asegurada. Son 130.030 docentes del casi medio millón (499.881, con 369.851 funcionarios de carrera) que trabaja en la escuela pública. Supone un aumento, según destacó el sindicato, de diez puntos (del 15,81% al 26,01%) en comparación a hace seis años, cuando había 80.049 personas con contratos temporales.

Además, las jornadas parciales han subido un 30%, pasando de las 27.476 de 2011 a las 35.775 de 2016. Mientras que antes eran en su mayoría medias jornadas o superiores, según las cifras del propio Ministerio de Educación recogidas por CC OO, ahora «muchas de ellas pasaron a ser inferiores a media jornada: de cuatro e incluso tres horas lectiva a la semana». Esta precarización ha provocado que en las aulas desaparezcan unos 19.000 profesores y que se lesione «gravemente las condiciones laborales del profesorado interino», ya que se ve condenado a un «trabajo a tiempo parcial y precario».

Un índice que incumple el acuerdo para la mejora del empleo en la función pública, firmado hace solo seis meses, y que fija en el 8% la temporalidad. La Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras considera que en los próximos cinco años se deberían convocar 151.227 plazas para cubrir las necesidades más inmediatas: 117.027 serían plazas para lograr esa cifra y 34.200 para cubrir las jubilaciones hasta 2020. «Además, habría que sumar los 19.000 puestos de trabajo perdidos desde 2010», apuntó Francisco García, secretario general de la Federación de Enseñanza. Un paso necesario para llegar al pacto de Estado por la educación que buscan los partidos políticos, que contará con seis meses más para buscar un documento de consenso. «El Gobierno tiene como burladero a la subcomisión para debatir sobre el futuro de la educación», apuntó García. «Después de 85 comparecencias, ahora habrá otras 49 hasta enero. No sé qué más se puede aportar», indicó el representante sindical.

Becas

«Comisiones no va a estar en ningún pacto donde no se eliminen los recortes, se devuelvan los 10.000 millones que ha perdido la educación y se recupere la inversión anterior a la crisis», comentó García. Según destacó en la presentación del estudio, el gasto en educación pública (excluidos los capítulos financieros) supuso en 2016 el 4,26% del PIB, a falta de confirmación definitiva del dato. En 2009, era del 4,95%. «España nunca ha llegado a la media de gasto de la OCDE en crisis ni en época sin crisis», recalcó Miguel Recio, del gabinete de estudios de la federación.

En cuanto a los alumnos becados no universitarios, el informe destaca que se han pasado de los 2,6 millones del curso 11-12 a los 1,9 millones del 15-16, lo que supone un descenso del 26,4% debido sobre todo a la eliminación de las ayudas para los comedores escolares o las ayudas para los libros. En cuanto a la cuantía, se ha pasado de los 2.156 millones que todas las administraciones invertían en el curso 2011-12 a los 1.989 millones de hace dos cursos. Además en un periodo en que el alumnado de Bachillerato y FP ha subido un 5%, llegando a los 1.339.414 jóvenes. Sin embargo, los alumnos que se convierte en universitarios ha descendido en un 5,1% desde 2011. Si se acota solo a las públicas, la bajada llegada al 9,1%. Uno de los motivos esgrimidos por el sindicato es la falta de ayudas para seguir estudiando.

Contenido Patrocinado

Fotos