Dormir la siesta en el Ikea de Shanghái para escapar del calor

Dos personas descansan sobre un colchón del Ikea de Shanghái. / Afp

En la metrópolis china las altas temperaturas y el grado de humedad empujan a familias, parejas y ancianos a las tiendas del gigante sueco

COLPISA / AFP

Los habitantes de Shanghái han encontrado la manera de librarse de los 37 grados que marca el termómetro: refugiarse en el aire acondicionado de las tiendas de Ikea y echarse la siesta en los canapés del gigante sueco.

Los consumidores hacen vida en los distintos salones de exposición. Algunos duermen en los sofás, otros en los colchones o incluso almuerzan sentados a la mesa, un fenómeno que se amplifica en el periodo estival.

En la metrópolis de Shanghái las altas temperaturas y el grado de humedad empujan a familias, parejas y ancianos a Ikea, donde hay quien duerme a pierna suelta en medio de los otros clientes.

La marca sueca es consciente de que estos visitantes osados son ante todo clientes potenciales y generalmente ni se inmuta.

Una tienda de Ikea de Shanghái prohibió no obstante en 2016 el acceso a la cafetería a los clientes que no consumieran. El restaurante se había convertido en un lugar oficioso de citas para viudos y divorciados en busca de novia.

La ola de calor continuará toda la semana, según las previsiones meteorológicas, una ocasión para más de uno para echarse una cabezada en los canapés de estas tiendas.

Fotos