Dimite un cura de Ceuta por permitir entrar en una iglesia a una procesión hindú

Algunos creyentes levantan la estatua de hindú Ganesh. / ATLAS

El Obispado ha calificado este hecho de «lamentable» y considera que «es un hecho reprobable, que no se debió consentir»

COLPISAMadrid

La entrada el pasado domingo de la imagen de la divinidad Ganesh de la comunidad hindú al santuario de Santa María de África para mostrarle su respeto a la Patrona de Ceuta ha generado unas duras críticas por parte del Obispado de Cádiz y Ceuta y la dimisión del vicario general de la ciudad, Juan José Mateos.

En un comunicado, el Obispado de Cádiz y Ceuta ha anunciado que acepta la dimisión del vicario de Ceuta, después de que este permitiera la entrada en el templo de la virgen de África, patrona de la ciudad, de una procesión en honor al dios hindú Ganesh. El Obispado, en un comunicado, ha calificado este hecho de "lamentable" y considera que "es un hecho reprobable, que no se debió consentir" e incluso el propio obispo, Rafael Zornoza Boy, ha expresado su "más profundo dolor" por un hecho que según el Obispado ha podido "herir, escandalizar o confundir en su fe" a la comunidad cristiana.

Por esta cuestión, el vicario general de Ceuta ha sido "debidamente amonestado" por permitir la entrada de la divinidad hindú al templo cristiano, dándose a conocer que tras reconocer su error y lamentar el daño que se haya podido causar a los fieles ha aceptado su total responsabilidad, presentando su dimisión, la cual ha sido aceptada.

En su defensa, Mateos, pese a reconocer su error ha resaltado que en ningún momento ha pretendido "venerar nada fuera de nuestro Dios único y verdadero" y que su intención tan solo ha sido la de acoger la muestra de respeto que la comunidad hindú quería hacer a la comunidad cristiana y a la patrona de Ceuta, efectuando una ofrenda floral.

Finalmente, desde el Obispado se ha querido aclarar que no se reprueba las muestras de amor de los miembros de la comunidad hindú a sus creencias, que agradece dada la cordial relación con todas las confesiones religiosas, para remarcar la obligatoriedad a "ser más fieles a nuestra tradición cristiana".

Por su parte, el presidente de la comunidad hindú de Ceuta, Ramesh Chandiramani, ha asegurado no salir de su asombro, además de no entender ni tampoco compartir la actitud del obispo de Cádiz y Ceuta, tachándola de "grave".

Chandiramani, que ha prestado su apoyo al vicario de Ceuta, ha avanzado que hoy la comunidad hindú celebrará una reunión urgente para abordar este asunto y ofrecer una respuesta conjunta así como plantear las posibles acciones a seguir.

Fotos