La niña de 14 años apuñalada en Granada conoció al adulto detenido por Facebook

Obra en la que se encontró a la menor herida. / Fermín Rodríguez

La joven, que se encuentra muy grave, fue engatusada por el hombre, que se hizo pasar por un adolescente de 17 años en las Redes Sociales

JOSÉ RAMÓN VILLALBAGranada

La menor de 14 años aparecida este pasado miércoles por la mañana con lesiones por supuestos apuñalamiento y agresión sexual en Granada capital va a ser intervenida por cirujanos vasculares por las heridas que sufre en abdomen y cuello, permaneciendo en estado muy grave.

Según ha podido saber este medio del círculo de amistades y familiar de la adolescente, conoció al único detenido a través de la red social Facebook el pasado mes de febrero. El presunto agresor, de 27 años, se hizo pasar por un adolescente de 17 años. Engatusó a la menor e inició una relación sentimental con ella. La madre de la víctima, cuando se enteró de esta nueva ‘amistad’ de su hija, se fue al juzgado directamente para ponerle una denuncia por abusos sexuales.

El Código Penal, en su artículo 183, prohíbe mantener relaciones de carácter sexual con una menor de 16 años –ella tiene catorce– y lo condena con penas de cárcel que oscilan entre los dos y los seis años, según la gravedad de los hechos. Se sobreentiende que en una relación sentimental hay besos o tocamientos que implicarían a este individuo. La Policía Nacional lo detuvo y lo encerró en los calabozos. El juez le impuso una medida de alejamiento de forma cautelar y lo dejó en libertad con cargos en espera de la celebración del juicio. Y hay una segunda denuncia de la madre por quebrantamiento de esa orden de alejamiento, que fue archivada. La progenitora de la menor estaba ayer rota.

El arrestado hacía caso omiso de la orden de alejamiento impuesta por un juez a tenor de la última denuncia presentada por la madre de la menor por quebrantamiento y por el acoso que ejercía hacia la adolescente.

Se vieron por la tarde

El martes por la tarde, sobre las siete, la víctima salió de su casa cinco minutos. Decidió verse con su presunto agresor para decirle de viva voz que no quería nada con él, la relación había terminado y no deseaba recibir ni más llamadas ni mensajes. La adolescente no quería saber nada de este hombre. Tres horas después, sobre las diez de la noche, la madre de esta cría presentó una denuncia por la desaparición de su hija, dejando claro en el escrito con quien había quedado la menor, los antecedentes del mismo y todo lujo de detalles para facilitar su búsqueda.

La Guardia Civil estuvo en el domicilio del presunto agresor de Cenes de la Vega poco antes de las dos de la madrugada de ayer para ver si se encontraba allí. No estaba ni ella ni su agresor, aunque en el domicilio había gente. La madre, angustiada, telefoneó a la Policía Nacional sobre la una de la madrugada, ya del miércoles, para saber si había alguna información sobre su hija. Le comunicaron que no había nada nuevo hasta ese momento: la desaparición estaba catalogada ya de alto riesgo. Seis horas y media después le comunicaron la noticia de que su hija se encontraba ingresada en el hospital con heridas de arma blanca y que ya había un detenido

Amigas de esta adolescente también habían tenido problemas con este individuo a través de las redes sociales, aunque al menos en este año no habían cursado ninguna denuncia contra él. Parece ser, según las fuentes consultadas, que el arrestado mostraba mucho interés por conocer y contactar con algunas amigas de la víctima de forma muy insistente.

Fotos