Comienza el juicio contra Sergio Morate por los asesinatos de su exnovia y una amiga

Laura del Hoyo y Marina Okarynska. Las dos amigas murieron estranguladas./
Laura del Hoyo y Marina Okarynska. Las dos amigas murieron estranguladas.

Las familias de las víctimas piden el máximo castigo previsto en el Código Penal

J. V. MUÑOZ-LACUNAToledo

Este lunes comienza en Cuenca uno de los juicios más esperados del año: el que sentará en el banquillo de los acusados a Sergio Morate, de 34 años, que en el verano de 2015 acabó presuntamente con las vidas de su exnovia, Marina Okarinska, y de una amiga de ésta, Marina del Hoyo, antes de huir a Rumanía donde fue detenido días más tarde. La Fiscalía solicitará para él 48 años de cárcel y que indemnice a las dos familias con 510.000 euros mientras que la defensa pedirá la libre absolución pues Sergio nunca ha reconocido la autoría de los hechos.

Cerca de 40 testigos y 50 policías declararán durante varios días en la Audiencia Provincial de Cuenca en este juicio con jurado popular formado por siete hombres y dos mujeres. Los nueve deberán decidir si Sergio Morate es culpable de este doble asesinato ocurrido en agosto de 2015.

Crimen planificado

Lo que la Fiscalía tratará de demostrar es que el acusado no sólo mató a las dos jóvenes sino que lo hizo con premeditación. Sergio había mantenido una relación sentimental de cuatro años con Marina que finalizó en ruptura. Marina, que había rehecho su vida, telefoneó a Sergio días antes del doble crimen con el fin de acudir a su casa para recoger enseres personales.

Como percibió una actitud violenta en Sergio, pidió a su amiga Marina que la acompañara el día de la cita. Fueron sus últimas horas de vida. Según las investigaciones, Sergio las invitó a entrar en el garaje comunitario y allí las golpeó –es experto en artes marciales- y estranguló. Después enterró sus cadáveres en un paraje a las afueras de Cuenca y huyó en coche a Rumanía, donde fue detenido y extraditado a España. Desde entonces permanece preso en la cárcel de Estremera (Madrid).

«Que nos mire a los ojos»

El juicio será especialmente duro para las familias de Marina y Laura ya que tendrán que ver al presunto asesino de las chicas y escucharán el contenido de los fríos informes forenses realizados en las autopsias.

María Chamón, madre de Laura del Hoyo, espera que el acusado “tenga dignidad, se declare culpable y nos pida perdón mirándonos a los ojos para que vea el sufrimiento y el dolor que tenemos”.

“Queremos que se aplique todo el peso de la ley a este asesino criminal porque nos ha causado una herida que llevaremos a lo largo de toda nuestra vida”. Así se expresa la madre de Laura, que sigue recibiendo asistencia psicológica y psiquiátrica a raíz de la violenta muerte de su hija y que tiene claro su deseo ante este juicio: “Que se termine ya esta pesadilla y que se haga justicia con este asesino que mató a dos personas en la flor de la vida”.

Fotos