Tan solo nos llevamos cinco secretos a la tumba

Tan solo nos llevamos cinco secretos a la tumba.
Tan solo nos llevamos cinco secretos a la tumba.

La universidad de Columbia (EE UU) ha publicado un estudio sobre las cosas que nunca contamos a los demás respecto a nuestra vida personal y profesional

R.C.Madrid

La mitad de esa lista de pecados que aparece en la Biblia. El número de asuntos ocultos que nos llevamos a la tumba es cinco. Aunque algunos, si no todos, incluso esconden pecados... Y es que así lo ha asegurado un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia (EE UU), constatando 13.000 tipos diferentes de secretos. De pareja, de trabajo, sexuales, emocionales, económicos, alegales, delictivos, etc.

Según los expertos, se generan cuatro o cinco secretos por semana. Además, la vida diaria obliga a guardarse más de uno por jornada ya sea propio o ajeno. Y no es percepción, pues así lo ha indicado también este estudio que cruzó datos con otras diez investigaciones previas. Así, los científicos han elaborado una lista con los secretos más habituales aunque resumiéndolos en un total de 38 subtipos o temas. Se los contaron a 2.000 voluntarios y generaron cinco opciones:

1) Nunca habían vivido la experiencia.

2) Habían vivido la experiencia pero no la mantuvieron en secreto.

3) Mantuvieron en secreto la experiencia durante un tiempo pero luego la revelaron.

4) Mantuvieron en secreto la experiencia solo para algunas personas.

5) Mantuvieron en secreto la experiencia para todos y lo siguen haciendo.

El resultado fue que, de media, cada persona estaba ocultando 13 de estos 38 secretos y aseguraban que solo cinco se los llevarían a la tumba. Por otra parte, el estudio ha añadido que la mayoría de los secretos tienen que ver con la sexualidad, el dinero y el trabajo; por orden, incumbe a la inclinación sexual, a las corruptelas y a las envidias o celos profesionales. Pese a que hubo participantes que conocían asuntos delictivos propios o de otras personas que jamás revelarían, los científicos descubrieron que había quien guardaba informaciones inocuas.

Fotos