La NASA, cerca de aplazar a 2020 el estreno del supercohete SLS

Lanzamiento de un cohete de la NASA./AFP
Lanzamiento de un cohete de la NASA. / AFP

También ha confirmado que el primer lanzamiento de la Exploration Mission 1 será finalmente sin tripulación

EUROPA PRESSMadrid

El primer lanzamiento del cohete SLS de la NASA, que transportará la nueva nave espacial Orion, aún debería ser posible para diciembre de 2019, aunque un nuevo informe habla ya de aplazarlo hasta junio de 2020.

La misión, también llamada Exploration Mission 1 (EM-1), será sin tripulación aunque a principios de este año la NASA había considerado agregar tripulación; así, allanará el camino para futuras misiones a la Luna y el espacio profundo.

La revisión de calendario en la NASA ha considerado los desafíos durante la construcción de la etapa central del cohete SLS, problemas con la construcción del primer módulo de servicio europeo de Orion y los daños de un tornado en la instalación de ensamblaje Michoud en Nueva Orleans.

"Si bien la revisión de los posibles riesgos del cronograma de fabricación y producción indica una fecha de lanzamiento de junio de 2020, la agencia está gestionando hasta diciembre de 2019", comentó el administrador interino de la NASA, Robert Lightfoot.

"Dado que muchos de los riesgos clave identificados no se han logrado realmente, podemos implementar estrategias de mitigación para esos riesgos a fin de proteger la fecha de diciembre de 2019", señaló Lightfoot.

Las autoridades dijeron en el comunicado que la mayoría del trabajo para EM-1 está en marcha, y que están abordando los riesgos descritos en el informe: establecieron nuevos hitos de rendimiento de producción para la etapa central de SLS y ayudaron al plan de la Agencia Espacial Europea para posibles entregas tardías de subcontratistas.

La NASA aún está a tiempo de cubrir los costos de EM-1 para un lanzamiento en 2019. Si el lanzamiento se retrasa hasta junio de 2020, los costos del proyecto se mantendrán dentro del límite del 15 por ciento para SLS, y serán ligeramente superiores para los sistemas terrestres, agregaron. La agencia está actualmente construyendo hardware para EM-1 y la siguiente misión, que llevará astronautas a bordo.

La NASA ha decidido probar el sistema de aborto de lanzamiento de Orion antes de EM-1, y tiene como objetivo abril de 2019 para esa prueba. Ese sistema ayudaría a los astronautas a ponerse a salvo en caso de un lanzamiento fracasado.

Mientras tanto, la NASA continuará apuntando a ese lanzamiento en 2019. Las cinco partes de la etapa central de SLS se construyen a partir de octubre; la etapa central completa será más alta que un edificio de 20 pisos y transportará más de 2,6 millones de litros de propelente.

Fotos