La identidad étnica mejora el bienestar de los inmigrantes

La identidad étnica mejora el bienestar de los inmigrantes.

Así lo ha constatado un reciente estudio desarrollado por las universidades del País Vasco y de Utrecht (Países Bajos)

EFEBilbao

La identificación étnica con el país de origen mejora el bienestar de los inmigrantes y es menos frecuente cuanto mayores son sus recursos, según un estudio realizado por las universidades del País Vasco y de Utrecht (Países Bajos).

En esta investigación se han estudiado las estrategias de protección del bienestar que utilizan las personas inmigrantes voluntarias y las refugiadas, poblaciones muy poco estudiadas hasta la fecha, según ha informado este viernes la universidad vasca.

Los investigadores han comprobado que estos grupos no siempre recurren a las estrategias propuestas por otros autores como universales ante el sentimiento de rechazo: la identificación étnica (con el país de origen) y la desidentificación nacional (con el país de acogida).

La discriminación étnica y racial puede acarrear consecuencias graves en el bienestar y la salud de las minorías étnicas que la sufren, según la investigadora de Psicología Social de la Universidad del País Vasco Magdalena Bobowik.

"En nuestra investigación, quisimos probar dos modelos teóricos sobre la actitud que pueden tomar estos grupos para afrontar o atenuar los efectos de la discriminación sobre su bienestar, porque las investigaciones previas no proporcionaban resultados muy consistentes", ha señalado la investigadora.

El estudio se realizó con inmigrantes voluntarios en el País Vasco, y con refugiados en Países Bajos, entre personas de diferentes nacionalidades, por lo que se pudieron apreciar las diferencias y matices que marcan las características propias de cada cultura.

Los resultados del estudio ponen de manifiesto que no se puede hablar de universalidad en estos dos modelos: "Entran en juego muchos factores, como los recursos con los que cuentan las personas, su estatus social, y la cercanía cultural o lingüística con la sociedad de acogida, y todo esto hace que los mecanismos de protección frente a la discriminación funcionen de diferente manera", ha explicado Bobowik.

El tipo de inmigrantes que mayor distancia mostró con estos modelos fue el de los inmigrantes voluntarios, estudiados en el País Vasco con grupos de bolivianos, colombianos, africanos subsaharianos, marroquíes y rumanos.

En el estudio se comprobó que en ninguno de estos grupos se refuerza la identificación con su grupo étnico en las situaciones de rechazo, sino que más bien ocurre lo contrario, al producirse una desidentificación respecto de su grupo étnico de referencia.

Los investigadores atribuyen esta circunstancia a que los inmigrantes en este contexto, y los grupos que estudiaron en particular, pueden encontrar menos dificultades socioculturales que las personas refugiadas en Países Bajos.

En los inmigrantes forzados estudiados en Países Bajos, los investigadoras confirmaron una mayor identificación con su grupo étnico, así como la desidentificación con el grupo nacional.

Según Bobowik, "estas personas llevan menos tiempo en el país de acogida, y vienen de culturas mucho más distantes a la holandesa, por lo que la única manera que tienen de proteger su bienestar de la discriminación es buscar refugio en su grupo étnico".

Fotos