Bob, una ayuda terapéutica para las víctimas del machismo

Bob, una ayuda terapéutica para las víctimas del machismo

El programa 'Perro de Asistencia Judicial', pionero a España, demuestra que la presencia del can reduce los niveles de ansiedad y estrés en las victimas

ISAAC ASENJOMadrid

Laura accede los juzgados acompañada de Bob. Él no se separa de ella en ningún momento. La mira con ternura pese a que no se conocen desde hace mucho. Entran juntos y salen a la vez. Se muestra tranquila al llegar e interactúa con su compañero durante unos minutos en la sala de espera. Ambos comparten un pasado traumático. Les acompaña un psicólogo antes de que comience el juicio.

Ella es una víctima de violencia de género y él, un perro de raza golden retriever de color blanco -que fue rescatado de una perrera con varios perdigonazos incrustados en el cuerpo- y que forma parte del proyecto 'Tan Amigos'. Está especializado en las intervenciones con colectivos vulnerables como personas mayores con enfermedades neurodegenerativas, niños y adultos con enfermedades de desarrollo y víctimas de la violencia machista.

«Lo que hace que los perros sean ideales para llevar a cabo este tipo de intervención es que no juzgan, que aceptan a la persona tal como es y sobretodo que ofrecen a la víctima confort a nivel emocional, la tranquilizan y le dan seguridad», afirma Maribel Vila, encargada del área de Terapias Asistidas con Animales de Compañía de la Fundación Affinity.

Éstos, junto con el Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña, han llevado a cabo un programa pionero en España: la primera terapia asistida por perros dirigida a las víctimas de violencia de género y/o delitos contra la libertad sexual. La prueba piloto se ha desarrollado en la Audiencia Provincial de Tarragona con la participación de 20 mujeres voluntarias, 10 han sido acompañadas por el perro y las otras 10 formaban parte del grupo de control.

El Perro de Asistencia Judicial es un programa en el que perros, adiestrados específicamente para esta tarea, se incorporan al servicio judicial para ayudar a las mujeres durante el proceso de declaración. El objetivo de la prueba piloto era comprobar si la presencia del animal ayuda a reducir la ansiedad y el estrés de la víctima antes de entrar en la sala de juicios donde, probablemente, se encontrará con su presunto agresor. Los primeros resultados, basados en los test Escala analógica visual de ansiedad y Escala Hamilton de medida de ansiedad (Harsin), han demostrado que los niveles de ansiedad son más bajos en las mujeres que han tenido la compañía del perro, y más altos en el resto de mujeres del grupo de control.

«Con proyectos como este se pretende normalizar la presencia de los animales de compañía en espacios públicos y en especial en aquellos lugares y situaciones en que los perros de terapia pueden ayudar a las personas que lo necesitan. Esta es la razón por la que hemos impulsado un programa único en juzgados con el que queríamos abrir puertas y demostrar, a través de la medición científica, que las intervenciones con perros pueden ayudar a las víctimas que se enfrentan a una situación muy difícil» señala Isabel Buil, directora de la Fundación Affinity.

Fotos