La Fiscalía no prevé pedir medidas cautelares para las asesoras de Juana Rivas

La Asesora judicial Paqui Granados a su llegada a los juzgados. / Miguel Ángel Molina (Efe)

Francisca Granados y Teresa Sanz han ejercido su derecho a no declarar pero han negado haber cooperado en la comisión de ningún delito

AGENCIASGranada

La Fiscalía no prevé pedir ningún tipo de medidas cautelares tras la citación judicial hoy como investigadas de la asesora jurídica y la psicóloga de Juana Rivas, Francisca Granados y Teresa Sanz, que han ejercido su derecho a no declarar pero han negado haber cooperado en la comisión de ningún delito.

Fuentes del Ministerio Público han informado de que, tras la personación de las dos funcionarias del Centro de Información a la Mujer de Maracena (Granada) no prevén pedir ningún tipo de medida cautelar contra las dos investigadas.

Granados y Sanz se han personado hoy después de que la titular del Juzgado de Instrucción 2 de Granada las citara el pasado jueves en un auto como investigadas por su posible implicación en un delito de sustracción de menores.

Las dos se han acogido a su derecho a no declarar, para lo que han argumentado que las ampara el secreto profesional, según ha explicado Granados a preguntas de los periodistas tras salir de la sede judicial.

La asesora jurídica de Juana Rivas, la mujer que el lunes entregó en la Guardia Civil a sus dos hijos de 3 y 11 años para que se reencontraran con el padre, el italiano Francesco Arcuri, ha detallado que pese a no declarar sí han hecho constar que no han participado en la comisión de ningún delito.

Según Granados, las dos trabajadoras han expuesto a la juez "de manera rotunda y clarísima que jamás, jamás, en ningún caso, hemos inducido, apoyado o cooperado en la comisión de ningún delito, ni de sustracción de menores ni de nada".

Tras la citación judicial, la asesora ha reconocido que Juana Rivas y su entorno se han enfrentado estos días a "acontecimientos duros" y ha recalcado que esta vecina de Maracena ha acatado la decisión judicial al entregar a los menores, pese a que no ha sido atendida según Granados en el marco que le correspondía como víctima de maltrato.

Mañana están citados a declarar en calidad de investigados ante el mismo juzgado los familiares de Juana Rivas, hasta el segundo grado de consanguineidad, también por su posible participación como "inductoras o partícipes necesarios" en un delito de sustracción de menores. EFE

1011241

La asesora jurídica y la psicóloga del Centro Municipal de la Mujer de Maracena (Granada), Francisca Granados y Teresa Sanz, que han atendido a Juana Rivas desde que se trasladó a España en el 2016, se han acogido a su derecho a no declarar pero han negado cooperar en la sustracción de los menores.

Las dos profesionales del Centro de la Mujer, citadas por la titular del Juzgado de Instrucción 2 de Granada como investigadas, se han acogido a su derecho a no declarar en base al secreto profesional, según ha explicado a preguntas de los periodistas Granados.

La asesora jurídica de Juana Rivas, la mujer que el lunes entregó en la Guardia Civil a sus dos hijos de 3 y 11 años para que se reencontraran con el padre, el italiano Francesco Arcuri, ha detallado que pese a no declarar sí han hecho constar que no han participado en la comisión de ningún delito.

Según Granados, las dos trabajadoras han expuesto a la juez "de manera rotunda y clarísima que jamás, jamás, en ningún caso, hemos inducido, apoyado o cooperado en la comisión de ningún delito, ni de sustracción de menores ni de nada". Las dos profesionales estaban citadas a declarar por su presunta intervención como "inductoras" en la sustracción de los hijos de Juana Rivas, que desde el lunes están con el padre.

Contenido Patrocinado

Fotos