El acusado de estrangular a su mujer en Calvià admite el crimen y acepta 12 años de prisión

Un momento del juicio. /Efe
Un momento del juicio. / Efe

El acusado también ha aceptado una indemnización de 180.000 euros para la hija de la pareja, ya entonces mayor de edad

EUROPA PRESSCalvià

El hombre acusado de asesinar a su mujer en Costa de la Calma (Calvià) en 2016 ha admitido este lunes que estranguló a su esposa con el cable del cargador de un teléfono después una discusión, y ha aceptado 12 años de prisión tras llegar a un acuerdo de conformidad con las partes.

La defensa del acusado, quien reconoció el crimen desde el primer momento -llamó al 112 confesando el asesinato-, ha llegado a un acuerdo de conformidad con el Ministerio Fiscal, la acusación particular -en representación de la hija de la pareja, que ha viajado desde Londres para prestar declaración- y la acusación popular -la Abogacía de la Comunidad, personado por tratarse de un caso de violencia de género-.

Inicialmente, la acusación pública reclamaba 20 años de prisión para el autor confeso del crimen. Como ha recordado el fiscal, la confesión es un atenuante pero también concurre la circunstancia agravante de parentesco.

El acusado también ha aceptado una indemnización de 180.000 euros para la hija de la pareja, ya entonces mayor de edad. También aceptará la medida de alejamiento que pide la hija para ella y su hijo menor -nieto del acusado-, por la que no podrá acercarse a ellos a menos de 30 kilómetros durante 22 años.

El juicio, con jurado popular, estaba señalado hasta este jueves pero previsiblemente se verá acortado y concluirá el martes gracias al acuerdo de conformidad alcanzado, puesto que se prevé que las partes renuncien a los interrogatorios de algunos testigos o peritos.

No existían antecedentes ni denuncias previas de malos tratos. El crimen tuvo lugar de madrugada, en enero de 2016, en la Costa de la Calma de Calvià. El acusado, un ciudadano británico, mantuvo una discusión con su esposa, también inglesa, y la estranguló comprimiéndole el cuello con el cable del cargador de un teléfono móvil hasta causarle la muerte.

Después, el hombre llamó a los servicios de emergencia diciendo que había matado a su esposa. Cuando la Policía Local llegó al lugar, intentaron reanimar a la mujer sin éxito. El hombre fue detenido sin oponer resistencia.

Sin embargo, más tarde alegó ante el juez que había bebido alcohol y consumido drogas y que la muerte de la mujer se produjo durante un juego sexual.

Contenido Patrocinado

Fotos