El acoso sexual en el trabajo, una plaga en todos los sectores

Mimi Haleyi llora durante una conferencia de prensa donde ofreció los detalles del presunto abuso sexual del que fue víctima. /Alba Vigaray (efe)
Mimi Haleyi llora durante una conferencia de prensa donde ofreció los detalles del presunto abuso sexual del que fue víctima. / Alba Vigaray (efe)

Las acusaciones a Harvey Weinstein han destapado otros casos similares

COLPISA / AFP

El acoso sexual en el trabajo es una plaga mundial. De los deportes a los medios de comunicación, del cine a la moda o las finanzas, las denuncias sacuden a varias industrias tras las huellas del escándalo Weinstein.

Desde comienzos de octubre, más de 50 mujeres denunciaron que a lo largo de décadas fueron víctimas de acoso, agresión sexual y violación a manos de Harvey Weinstein, el otrora superpoderoso productor de Hollywood. Sus víctimas incluyen a las célebres actrices Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow.

Esta semana la actriz Dominique Huett presentó una demanda contra la Weinstein Company por ser cómplice ya que sabía y no hizo nada para impedir los abusos de su co-fundador y "sus repetidos actos de conducta sexual impropia con mujeres".

La ganadora del Oscar Reese Witherspoon relató que tenía solo 16 años cuando fue agredida por primera vez por un director que no identificó, y dijo que sintió "rabia" hacia "los agentes y productores que me hicieron sentir que el silencio era una condición para mantener mi trabajo".

El director James Toback ha sido blanco de decenas de acusaciones. La cantante de pop islandesa Bjork reveló asimismo que fue acosada por un director de cine que no quiso identificar.

El grupo Conde Nast despidió esta semana a Terry Richardson, un fotógrafo neoyorquino conocido por sus imágenes sexualmente explícitas, vetando así su trabajo de varias de las principales revistas del mundo. A pesar de haber recibido denuncias durante años, la compañía de medios solo actuó luego de que un diario británico indicó que Richardson era "el Harvey Weinstein de la moda".

La modelo estadounidense Cameron Russell lanzó una campaña en Instagram llamada #MyJobShouldNotIncludeAbuse (#MiTrabajoNoDebería IncluirElAbuso) que rápidamente recolectó más de 70 relatos anónimos de abuso sexual, conducta libidinosa y acoso.

Fidelity Investments, una de las mayores firmas de finanzas del mundo, despidió recientemente a dos altos ejecutivos tras denuncias de acoso, incluido al director de un fondo tecnológico de 16.000 millones de dólares. Reportes de prensa señalan que la presidenta de la empresa, Abigail Johnson, considerada la mujer más poderosa en el mundo estadounidense de las finanzas, una industria dominada por hombres, fue clave en este despido. "Simplemente no toleramos y no toleraremos este tipo de comportamiento", dijo a la AFP el portavoz de Fidelity, Vincent Loporchio, en un correo electrónico.

El famoso chef John Besh, que ha cocinado para líderes mundiales y aparecido en programas televisivos, renunció a su compañía el lunes tras denuncias de acoso sexual en sus restaurantes. Besh admitió haber tenido una aventura con una empleada, pero negó una cultura abusiva en su empresa donde algunas mujeres han denunciado que colegas y supervisores las toqueteaban, hacían comentarios inapropiados y a veces trataban de forzarlas a tener relaciones sexuales.

Hace varios años que Fox News es sacudido por denuncias de acoso sexual de parte de su expresidente, el difunto Roger Ailes, y de su expresentador estrella Bill O'Reilly. Ambos llegaron a acuerdos de indemnización amistosos con varias empleadas de la empresa. El diario The New York Times informó la semana pasada que O'Reilly, despedido cuando estas denuncias salieron a luz, pagó en enero 32 millones de dólares a una sola mujer para evitar un juicio y la vergüenza pública.

"¿Qué diablos puede justificar ese monto? ¿Qué cosa horrenda sucedió?", preguntó el lunes la exconductora de Fox Megyn Kelly en su programa matinal de NBC. La compañía madre de Fox News, 21st Century Fox, dijo que ha tomado acciones para "transformar" la cadena de cable, incluido "el aumento de canales a través de los cuales las empleadas pueden reportar acoso o discriminación".

El martes, Leon Wieseltier, un conocido editor de la revista The New Republic, pidió perdón luego de que mujeres lo denunciaron por acoso sexual, informó The New York Times. El rockero Marilyn Manson anunció el martes que había decidido "despedirse" del miembro de su banda Jeordie White, acusado de violación por su exnovia. "Le deseo lo mejor", tuiteó Manson, sin dar más detalles.

Numerosos políticos poderosos de Estados Unidos han sido denunciados por abusar de su poder, como muestran los pasados escándalos en torno al expresidente Bill Clinton o los comentarios de Donald Trump en la campaña electoral, cuando se jactó de que podía "hacer lo que quería" con las mujeres.

El expresidente estadounidense George H.W. Bush, de 93 años, pidió el miércoles disculpas luego de que una actriz lo acusó de toquetearla hace cuatro años. "Me tocó el trasero desde su silla de ruedas con su esposa Barbara Bush al lado. Me contó un chiste verde", dijo Heather Lind.

Una carta abierta que circula en el estado de Illinois desde el lunes, sin nombres, detalla incidentes de poderosos políticos hombres haciendo comentarios inapropiados a empleadas mujeres.

La gimnasta olímpica McKayla Maroney, ganadora de una medalla de oro, reveló el 18 de octubre que fue agredida durante años por el exdoctor del equipo nacional de gimnastas, Larry Nassar. Nassar, que enfrenta un juicio por más de 20 cargos de agresión sexual, comenzó a abusar de ella a los 13 años y la agresión continuó durante su carrera, incluido en los Juegos Olímpicos de Londres-2012 y el Campeonato Mundial de Tokio-2011, contó Maroney. Más de 350 gimnastas fueron agredidas sexualmente por varios hombres, según el diario Indianapolis Star. El escándalo forzó la renuncia del jefe del equipo de gimnastas de Estados Unidos, Steve Penny.

Fotos