Más de 600.000 nuevos declarantes no tacharon ninguna casilla social

El papa Francisco, en la Basílica de San Pedro, en Ciudad del Vaticano./EFE
El papa Francisco, en la Basílica de San Pedro, en Ciudad del Vaticano. / EFE

Los contribuyentes destinan a 256 millones a la Iglesia católica, pero bajan el número de declaraciones

Daniel Roldán
DANIEL ROLDÁNMadrid

 La campaña de la declaración de la renta del año pasado dejó un sabor agridulce a los responsables de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Por una parte, la cantidad destinada por los contribuyentes a la Iglesia católica ascendió un 2,83% para alcanzar los 256,21 millones. Es la cifra más alta desde que se modificó el sistema de asignación tributaria en 2007, que promedia un aumento anual del 0,58%.

El lado negativo se encuentra en el número de declaraciones, que se colocó el año pasado en 7,1 millones. Teniendo en cuenta las declaraciones conjuntas, más de 8,5 millones de contribuyentes destinan a la Iglesia el 0,7% de sus impuestos. Supone un descenso del 1,39% con respecto al año anterior y que no solo ha afectado a la Iglesia. El vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE, Fernando Giménez Berrocal, señaló que este descenso «casi idéntico» se ha dado en la casilla destinada a fines sociales. «Es necesario reforzar el esfuerzo para explicar mejor lo que hace la Iglesia católica», comentó Giménez Berrocal. Además recordó que el 62,5% de los declarantes que destinan el 0,7% a la Iglesia también marcan la de fines sociales.

Giménez Berrocal reconoció que la CEE está estudiando los motivos de este descenso. «Probablemente» una de las causas es la incorporación de la aplicación telemática de la Agencia Tributaria, que permite hacer la declaración de forma inmediata; y si en la anterior no se ha marcado ninguna casilla y tampoco se modifica, se queda en blanco. Además, se da la circunstancia de que más de 600.000 nuevos declarantes -son 6,4 millones en tota sin contar a las haciendas forales- no marcaron ninguna de las dos partidas, lo que ha sorprendido a los miembros de la Conferencia Episcopal. «No pedimos privilegios, pero que las casillas no aparezcan escondidas en el último recodo», comentó el responsable económico.

Por otra parte, la Iglesia ha constatado que el número de declaraciones que marcan su aportación aumenta entre las rentas situadas a partir de los 30.000 euros brutos anuales y ha descendido en los tramos anteriores a esa cantidad. Y por sexos, no hay casi diferencia los que señalan la 'X': un 35,32% de mujeres y un 32,54% de hombres.

Contenido Patrocinado

Fotos