Leonoticias

Obama prohíbe las perforaciones petrolíferas en varias zonas del Ártico

Un oso polar con sus crías en el parque nacional del Ártico, en Alaska.
Un oso polar con sus crías en el parque nacional del Ártico, en Alaska. / Susanne Miller (Reuters)
  • Hasta 2022 no podrán ser consideradas concesiones para explotar gas o petróleo en el mar de Chukchi o en el mar de Beaufort

  • La medida asesta un golpe a los esfuerzos del Partido Republicano de extender la extracción de combustible fósil

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha declarado este viernes ciertas partes del Ártico como zonas prohibidas para la explotación de petróleo durante los próximos cinco años, asestando un golpe a los esfuerzos del Partido Republicano de extender la extracción de combustible fósil. La decisión significa que hasta 2022 no podrán ser consideradas concesiones para explotar gas o petróleo en el mar de Chukchi o en el mar de Beaufort.

"Considerando que el Ártico tiene un medio ambiente único y desafiante y el declive del interés industrial en el área, el camino correcto es renunciar a las concesiones del Ártico", ha señalado en un comunicado Sally Jewell, secretaria estadounidense del Interior y Recursos Naturales.

Grupos ambientalistas han saludado la decisión como histórica y previa a un momento clave, después de que el presidente electo, Donald Trump, prometiese extender las perforaciones petrolíferas y revitalizar la industria estadounidense del carbón. "La noticia de hoy no puede llegar en mejor momento", ha señalado el Club Sierra. "El presidente Obama protegió los Océanos Ártico y Atlántico del petróleo", ha indicado.

Protección de la vida salvaje

La medida servirá para proteger las rutas de migraciones de la vida salvaje, áreas cruciales de alimentación, el hábitat del fondo marino y el gran ecosistema marino del Ártico, ha destacado la organización no gubernamental Pew Charitable Trusts.

La vicepresidenta para Estados Unidos de la ONG Oceana, Jackie Savitz, ha señalado que está "esperanzada" sobre el trazo de un nuevo camino para proteger el Ártico, más que para explotarlo. "La presión por largas décadas para perforar en el Ártico puso en riesgo ese único y diverso ecosistema, con un costo de docenas de miles de millones de dólares y se crearon significativa controversia sin que se dieran los resultados prometidos", ha dicho Savitz. "Las compañías han dispuesto de todas las oportunidades para encontrar petróleo y han fallado en cada intento debido a las condiciones extremas y al limitado tiempo de operaciones ahí", ha indicado.