Leonoticias

Dos pasteleros, condenados por negarse a hacer una tarta con un lema gay con Epi y Blas

Ashers Bakery, la pastelería condenada.
Ashers Bakery, la pastelería condenada.
  • El juez consideró que los dueños, que se declararon "profundamente cristianos", habían cometido un delito de discriminación contra el cliente

Un tribunal de apelación de Irlanda del Norte confirmó que una pastelería de Belfast es culpable de un delito de discriminación por negarse a confeccionar una tarta con un eslogan a favor del matrimonio entre homosexuales. Los dueños de 'Ashers Bakery', un negocio familiar con años de experiencia en la capital norirlandesa, fueron demandados en 2014 por la Comisión de Igualdad de Irlanda del Norte (NIEC) en nombre del activista gay Gareth Lee.

Un año después, la Justicia de la provincia británica consideró que los pasteleros, que se declararon "profundamente cristianos", habían cometido un delito de discriminación contra el cliente.

Lee entró en mayo de 2014 en el citado comercio y pidió que su tarta llevara la imagen de los conocidos muñecos del programa infantil 'Barrio Sésamo' Epi y Blas y el mensaje escrito "Apoya el Matrimonio Gay", solicitud que fue rechazada alegando motivos religiosos.

En aquella sentencia, la juez instructora, Isobel Brownlie, afirmó que 'Ashers Bakery' no es un grupo religioso, sino una empresa "que conduce su negocio con el objetivo de obtener beneficios", y por lo tanto concluyó que había cometido un delito de discriminación al negarse a cumplir el pedido del cliente por razones de conciencia.

La pastelería recurrió la decisión, pero el tribunal de apelaciones de Belfast, compuesto por tres jueces, volvió a rechazar hoy los argumentos de los demandantes, que sostienen que 'Ashers Bakery' no quiere dar la impresión de que apoya el matrimonio gay al incluir mensajes al respecto.

"Si un pastelero confecciona un pastel para un cliente en particular con imágenes de brujas en Halloween no significa que presta su apoyo ni al cliente ni a esta festividad", alegó hoy el tribunal de apelación. Tras confirmarse la primera sentencia, los pasteleros deben pagar a Gareth Lee una compensación de 500 libras esterlinas (562 euros).

El gobierno autónomo norirlandés, de poder compartido entre católicos y protestantes, introdujo en 2005 la ley de Asociación Civil para personas del mismo sexo, la cual concede a esas parejas los mismos derechos y responsabilidades que a los matrimonios heterosexuales. No obstante, a diferencia de la legislación en Inglaterra o Gales, estas uniones no llevan el nombre de "matrimonio homosexual" en Irlanda del Norte.