Leonoticias

De la madera a la oración

video

Detalle de Nuestro Padre Jesús de la Humillación y la Paciencia. / Inés Santos

  • La Cofradía del Santo Cristo del Perdón inaugura su VI Semana Cultural que este año estará dedicada al imaginero leonés Manuel López Becker | El Palacín acogerá una exposición de tallas, conciertos y conferencias hasta el domingo

Paciencia y soledad; podrían ser dos de las características que necesita un escultor para llevar a cabo su trabajo. En este caso, son el nombre de dos obras de imaginero leonés Manuel López Becker.

De la arcilla a la madera; de la madera a la oración. Así trabaja este artista para que los leoneses, en cada Semana Santa, salgan a la calle para mirar, disfrutar y devocionar las tallas que procesionan durante esos diez días.

más imágenes

  • López Becker y su obra

La VI Semana Cultural organizada por la Cofradía del Santo Cristo del Perdón ha querido rendir homenaje a su imaginería devocional dedicándole una exposición que se podrá visitar en el Palacín hasta el próximo domingo.

El Cristo de la Salud, Nuestro Padre Jesús de la Humillación y la Paciencia, La Soledad de Guardo, la Condena de Cristo o el Santo Cristo del Desenclavo forman parte de una muestra que ensalza el valor patrimonial de la Semana Santa leonesa y el regalo que las manos de López Becker han entregado a la Pasión.

Unas jornadas que se consagran

La penitencial ferroviaria ofrecerá durante estos días diferentes ponencias, destacando la que dará una visión social del barrio del Crucero, y la que el propio autor mantendrá en la clausura. Además, las jornadas culminarán con un concierto diario a cargo de algunas de las mejores bandas de la ciudad.

Al acto inaugural de esta semana cultural ha acudido el abad del Santo Cristo del Perdón, José Luis Cabada, quien recordaba al imaginero como «un escultor leonés, autodidacta y papón de León». También ha asistido el alcalde la ciudad, Antonio Silván, que explicaba los diferentes sentidos de las obras. «Para algunos es religioso, otros arte, también historia o tradición; la Semana Santa es algo muy nuestro», recordaba el primer edil.

El último en intervenir ha sido el propio artista. «Cuando me contaron la idea lo primero que dije fue que me iba a dar un yuyu; en esta tierra no somos muy dados a rendir homenajes», reseñaba Manuel López Becker. «En cada imagen queda algo de nuestra vida, son como hijos que vamos dejando por el mundo», aseguró durante la intervención.

La ciudad sigue descolgando hojas del calendario y ya siente el raseo en las calles, el sabor de limonada en las tascas y el mismo olor a incienso con el que desde el Palacín se trata de insuflar a León del sentir de que ya es hora.