¡Es Semana Santa, de sentimiento, emoción y sensaciones!

Javier Fernández Zardón ‘Motorines’ traslada el fervor, el sentimiento y la pasión de la Semana Santa leonesa con un hermoso pregón convertido en un paseo literario por la semana más grande de la capital

Javier Fernández Zardón ‘Motorines’, pregonero de la Semana Santa de León. / S. Santos
A. CUBILLASLeón

“La ciudad en pie de procesión. Se vive la magia. Candelas titilando al amor de la señora del Mercado, madre que acuna esencias del pueblo leonés. Anunciando a los cuatro vientos que la Semana está por despuntar, por romper el alba; cuando las túnicas abren arcones y el aroma a incienso impregna el corazón. Es Semana Santa, de sentimiento, emoción y sensaciones”.

Nadie mejor que él, papón de sentimiento desde la niñez, ha podido anunciar la llegada de la Semana Santa a León. Con un pregón profundo y con sentimiento, Javier Fernández Zardón, más conocido como ‘Motorines’, ha trasladado este sábado el fervor con el que vive cada momento de la Pasión leonesa.

En un abarrotado Auditorio Ciudad de León, ha invitado a los leoneses a pujar por las pasiones y las ilusiones a seis días de la salida de La Morenica por las calles de la Legionensis, a 12 jornadas del Viernes de la Cruz.

Porque aún falta, aunque no tanto como para que no se aceleren los pulsos a los cofraderos, para que las almas no se acojan a papón, para los redobles en cajas rufadoras, los tambores destempladas, las cornetas en ‘Do-Re’ y para escuchar a las agrupaciones musicales convertidas en auténticas sinfonías.

Un pregón convertido en un paseo literario por las recónditas sendas de las emociones de un León lleno de gozo viviendo los momentos de una Semana Santa a punto de cumplirse, con la emoción de ese primer papón en la calle.

En la calle Herreros empieza a forjarse las ilusiones, allí donde la señora del Mercado, aún sin cruz ni sudario, emerge, majestuosa, a hombros de sus hijos del barrio. Y con la Morenica ya en la calle, “patrona de patronas, señora de señoras”, el Mercardo es ya una fiesta.

La misma a la que canta el poeta aquello de “sola y pequeña y triste”, salvo en el Viernes de Dolores cuando la señora del Camino se abre paso, casi buscando hueco entre empujones en la angosta callejina, a la vera del Grano.

Es el inicio de una semana, a más grande entre ellas, en la que hablan los silencios, donde se siente la magia de cada instante, de cada procesión. Es la ilusión y el fervor con la que este pregonero de excepción vive la gran Semana Santa de León, la misma que este sábado contagió a todos los leoneses.

Y por ello, Motories, con una maestría de sobresaliente, emplazó a no dejar de soñar, porque lo mejor está por venir. “Paponas, papones, braceras, braceros. A hombro. Buena puja”. Ya es Semana Santa en León.

Contenido Patrocinado

Fotos