Las tinieblas 'rompen' el cielo y las Injurias no pueden procesionar

Acto de la procesión debido a la lluvia. / Sandra Santos

La Procesión de las Tinieblas y Santo Cristo de las Injurias se ve obligada a no salir debido a la lluvia y el acto se centró en la salida de hermanos y Cristo del Desenclavo desde el Colegio Leonés hasta la Iglesia de Santa Marina

RUBÉN FARIÑASLeón

Las tinieblas de Jueves Santo acudieron a la cita con la procesión que lleva su nombre y descargaron en la puerta de Santa Marina La Real en el momento menos oportuno.

La Cofradía del Santo Cristo del Desenclavo se ha visto obligada a suspender el acto programado, su Procesión de las Tinieblas y Santo Cristo de las Injurias, debido a la lluvia.

Era la última en salir y tampoco corrió con la suerte, como le ocurrió a la Despedida, las Marías y la Cena.

Los hermanos, citados en el patio del Colegio Leonés, se refugiaron en el interior del centro escolar y tan solo pudieron hacen un sencillo acto, ante decenas de personas que esperaban en las puertas.

Los papones de filas, braceros, manolas y la banda salieron en filas hacia la Iglesia de Santa Marina. Todos los hicieron cubiertos, sin mostrar el rostro en ningún momento.

Tras ellos, el Santo Cristo del Desenclavo acudió, bajo el sonido del tambor, en un breve desfile procesional hasta el interior del templo.

Allí, los cofrades celebraron el solemne y privado acto del enclavamiento, que ponía punto y final a una procesión que la lluvia deslució completamente.

Contenido Patrocinado

Fotos