Una proclama para todo León

Pregón a Caballo, en la Plaza de San Marcelo. / Sandra Santos

El Pregón a Caballo ha vuelto a anunciar el sermón del Viernes Santo de la Cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz

DANI GONZÁLEZ

A lomos de caballos, como la tradición leonesa rezaba, la Cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz ha anunciado su sermón del Viernes Santo.

El Pregón a Caballo ha pedido permiso para celebrar los actos de Viernes Santo al alcalde de la ciudad, Antonio Silván, que dio su consentimiento con la sabida proclama.

Directo

La Plaza de San Marcelo ha sido la primera de las cinco paradas de este pregón a caballo, que hizo parada también en la Plaza Mayor, la Catedral, San Isidoro y, de nuevo, San Marcelo.

Desde 2005, los jinetes a caballo llevan este mensaje por el centro de la ciudad, acompañados por la ronda, y siempre rodeados de un númeroso y expectante público.

La plaza consistorial de San Marcelo fue el punto de inicio del recorrido, después de que precedido por el abad, Javier Cuadrado, quien destacó la sencillez y emotividad de la ceremonia, el alcalde Antonio Silván se dirigiera desde el balcón del Ayuntamiento a los presentes, «gentes de León, visitantes que acudís al amparo de su hospitalidad, atraídos por sus tradiciones y sus leyendas y por ese saber recrear lo antiguo haciendo de ello forja donde se templa una modernidad viva, respetuosa e ilusionante».

«Con licencia del Julián López, obispo de León, hago saber que mañana, a las cinco de la tarde, en la iglesia de San Marcelo, dará inicio el Sermón de las Siete Palabras que pronunciará monsepor José Manuel del Río Carrasco, partiendo a continuación la procesión», es el mensaje lanzado a los presentes por la jinete que leyó el anunció trasladado después a la plaza Mayor ante los representantes de la Semana Santa leonesa, para acudir a continuación a la de Nuestra Señora de Regla y proclamar allí sus actos ante el Cabildo Catedralicio y acto seguido, en la de San Isidoro, ante el Cabildo Isidoriano. La marcha concluyó delante del Palacio de los Guzmanes, donde se hizo el último anuncio ante el representante de la Diputación.

El sonido de la matraca, el redoblar de los tambores y las cornetas acompañaron a los cofrades a pie y a los que lo hicieron a caballo en su tradicional cortejo del Jueves Santo, con mucho público, frío y un cielo amenazante que podría deslucir los actos programados para la jornada del viernes.

El centro de León volvió a ver como los caballos y sus jinetes anunciaban el sermón que este Viernes Santo, como cada Viernes Santo, recuerda la expiración de Cristo en la cruz.

Contenido Patrocinado

Fotos