«Todas las previsiones» obligan a suspender la Procesión de la Despedida

Una joven llora tras conocer la noticia. / Noelia Brandón

Los hermanos de la Cofradía del Cristo del Gran Poder toman la decisión de no procesionar ante «el 100% de probabilidad de lluvia» y la imposibilidad de recogerse en caso de que se cumplieran las previsiones

RUBÉN FARIÑASLeón

Todas las previsiones consultadas por la junta de seises de la Cofradía del Cristo del Gran Poder han obligado a tomar la decisión más difícil.

Los cinco pasos de la Procesión de la Despedida se han quedado en la carpa de las Trinitarias ante el 100% de probabilidad de lluvia que se esperaba para las seis de la tarde.

Las puertas del patio se cerraron a cal y canto. En el interior, cientos de túnicas escuchaban lo que no querían oír y el Apóstol, la Oración en el Huerto, las Marías, el Despojado y la Virgen de los Reyes se quedaban ‘en casa’.

Algunas lágrimas, rabia entre los cofrades; pero mucha comprensión con la decisión por la que habían optado ante la importancia de cuidar las sensacionales tallas del Gran Poder.

«No podemos poner en riesgo todo este maravilloso patrimonio», explicaron fuentes de la propia cofradía a este diario. Además, en caso de optar por salir, no tendrían opción de recogerse a mitad de camino ni de dar la vuelta hacia las Trinitarias.

Los braceros tomaron sus pasos a hombros y, bajo los sones del Himno de España entonado por la Agrupación Musical del Gran Poder, y los bailaron como rendición de tributo.

Tras unos minutos para asimilar la noticia, los braceros y seises de paso han repartido el adorno floral entre los hermanos y poco a poco han ido abandonando el patio con resignación.

Este era el primero de los cuatro actos procesionales que debían salir a las calles de León en la tarde de Jueves Santos. Ahora, será el tiempo el que dictamine si ahoga o no uno de los días centrales de la Pasión leonesa.

Contenido Patrocinado

Fotos