Las 'Marías', tras el Mercado

El Grupo de Montaje de la Cofradía de María del Dulce Nombre se afanan estos días para realizar el 'trabajo en la sombra' que permita el Jueves Santo hacer disfrutar a todo León de su Procesión María al Pie de la Cruz Camino de la Esperanza

La cofradía prepara sus tronos para Jueves Santo. / Noelia Brandón
RUBÉN FARIÑASLeón

Pocos minutos pasan de las 10 de la mañana. Es fin de semana, pero una pasión mariana arrastra a 40 paponas hasta el Mercado de Ganados.

Cuando se habla de que la Semana Santa de León se debe vivir los 365 días del año, el Grupo de Montaje de María del Dulce Nombre tiene el por qué.

La mayoría son las más jóvenes y colaboradoras y la clave de su éxito lo tiene la abadesa. «Nos lo pasamos muy bien, es que las niñas del montaje son fabulosas; la verdad que sí».

Faltan todavía varios días para Jueves Santo, fecha en la que procesionan sus cuatro pasos, pero han tenido que adelantar estas labores debido al calendario lectivo.

Las veteranas enseñan, las jóvenes aprenden

Este año no se dan las vacaciones escolares hasta la víspera de esa jornada y no podrán ocupar el patio del colegio hasta ese día. «Lo que vayamos adelantando, bienvenido sea», afirma la seise encargada de esta ardua tarea.

Todas acuden con sus sudaderas, las túnicas aún están esperando en casa. Aunque la juventud reina, las veteranas toman el mando para enseñar y que las nuevas generaciones copien las mejores costumbres.

«Llevo siete años en el montaje y yo sigo colaborando lo mismo, aunque sea abadesa, porque esto me gusta mucho», explica con una sonrisa que no dice lo contrario Esther Flores. Una experiencia que comparte Diana García, que destaca la posibilidad de «compartir experiencias de veteranas y nuevas; porque siempre hay gente nueva en el montaje y siempre están aprendiendo».

Mueven los pasos, los colocan, incluso se dan las primeras ‘tiradinas’ para ponerlos en la mejor posición.

Cada trono tiene su equipo y la colaboración y disposición de todas conjuga en armonía, igual que harán bajo su almohadilla dentro de pocos días.

Trabajos previos al inicio de la Semana Santa de 'Las Marías'.

«Aquí se puede ver realmente la hermandad»

Sara es la encargada del paso más complejo, María del Dulce Nombre y San Juan Evangelista. Tienen que retirar las velas para limpiar los candelabros, quitar el pollero para poder limpiar y los plásticos que recubren el trono para sacar brillo a la plata.

Trabajan duro, lo reconocen, pero los buenos momentos y la recompensa de conocer al resto de hermanas vale más que quedarse en casa en una mañana de sábado. «Aquí se puede ver realmente la hermandad, ves que tienes en quién apoyarte; tienes una pequeña familia y quedamos muchísimas veces».

En esta sesión tocaba la limpieza de los tronos para llevarlos a Franciscanos el Miércoles Santo. Para la próxima quedará la limpieza de enseres.

Su trabajo en la sombra cobra recompensa en la calle Corredera. Estas 40 paponas de 365 días permiten que María esté al pie de la cruz y camino de la esperanza cada Jueves Santo. Ellas son las encargadas de que María del Dulce Nombre traslade su sentimiento a todo León.

Contenido Patrocinado

Fotos