El gran tesoro del Via Crucis Leonés llena San Francisco de fieles

Una de las estaciones del calvario. / Andrea Cubillas

El acto pasional volvió a congregar a un buen número de leoneses, que contemplaron con respeto y recogimiento el acto

N.B.León

Respeto, recogimiento y fe fueron las notas principales del Via Crucis Leonés Cantado, uno de los actos de esta Semana Santa de León que, si quizá no es el más conocido, es un pequeño tesoro de la pasión de la capital.

El interior del templo del Convento de San Francisco el Real de los Hermanos Capuchinos ha sido el escenario en la tarde del Martes Santo.

Un buen número de fieles ha contemplado las distintas estaciones del calvario, representadas en las arcadas interiores del templo, siempre presidido con la imagen del Santísimo Cristo de la Expiración.

Como dicta la tradición, un grupo de hermanos ha ido etapa a etapa representando simbólicamente los últimos momentos de Cristo, un total de catorce estaciones ante las Cruces Penitenciales, culminado con el solemnísimo besapié al Santo Cristo.

Contenido Patrocinado

Fotos