'Cúmplase así' con la Adoración de las cinco llagas

Imagen del cristo yacente. / Noelia Brandón

La Cofradía del Santo Sepulcro - Esperanza de la Vida traslada al silencio de la noche leonesa, solo roto por un tambor ronco, su Solemne Adoración de las Llagas de Cristo

RUBÉN FARIÑASLeón

‘Cúmplase así si es voluntad de Dios Todopoderoso’. Ese es el consentimiento que permite mostrar a León al Santísimo Cristo Esperanza de la Vida.

Desde el convento de las Concepcionistas, la Cofradía del Santo Sepulcro ha roto el silencio de la noche con un tambor ronco. El voto de silencio de los hermanos ha cubierto de solemnidad la Procesión de la Adoración de las Llagas de Cristo.

Cinco paradas, por cada llaga, y un rezo como única proclama durante todo el recorrido por el Barrio Húmedo, que aparcó su frenético día a día para abrazar este acto de recogimiento.

Las velas daban luz en el paso de los papones de filas y tras ellos una Agrupación Musical en silencio.

El Santísimo Cristo, yacente e iluminado por los quinqués transparentes, es portado por unos pocos braceros que acompañan en la adoración de sus heridas.

Hicieron compañía, un año más, los representantes de San Pedro del Castro, ataviados a la antigua usanza leonesa, como marca su pura tradición.

El silencio pareció apropiarse del bullicioso centro de León, algo que solo logra su Semana Santa y los hermanos del Sepulcro en su caminar más solemne.

Contenido Patrocinado

Fotos