La Agonía de Santa Marina envuelve a todo León

El único paso de la procesión, Jesús del Vía Crucis. / Inés Santos

La Procesión de Jesús Camino del Calvario atrae a miles de personas en su recorrido por las calles de León y disfruta de la compañía de las cofradías que les acompañaron en sus inicios, hace ahora 25 años

RUBÉN FARIÑAS

El cielo se abrió para que Santa Marina desplegase el colorido de su cofradía más vistosa. Los capillos dorados y las túnicas moradas trasladaron su agonía a unas abarrotadas calels de León.

La Procesión de Jesús Camino del Calvario ofreció toda su fuerza y celebró sus 25 años con la compañía más especial, la de aquellas cofradías que participaron en el primer desfile.

Las Damas de la Piedad de Astorga y la Hermandad de Jesús Nazareno de Mansilla se sumaron a Nuestra Señora de los Dolores de Villamañán, tras la ronda que abría la procesión.

La Cofradía de la Agonía de Nuestro Señor aplicó su solemnidad y recordó a leoneses y visitantes las 14 estaciones del vía crucis de Jesucristo.

El misterio quedó reflejado en su único y singular paso. Ataviado con túnica nazarena, con su sentencia colgada del cuello y el patíbulo sobre sus hombros, Jesús del Vía Crucis recorría el barrio de Santa Marina pujado por las hermanas de la penitencial.

El ritmo pausado, aunque inquebrantable, lo ponían la Banda del Santo Cristo del Desenclavo, con sede en la misma parroquia. Ellos fueron los encargados de cerrar una sencilla procesión que daba paso a los días grandes de la Semana Santa leonesa.

Contenido Patrocinado

Fotos