León vivirá en Semana Santa 260.000 desplazamientos por carretera del 23 de marzo al 2 de abril

María José Salgueiro, con vehículos de la Guardia Civil. /
María José Salgueiro, con vehículos de la Guardia Civil.

A Castilla y León se han destinado hasta la fecha 9 furgonetas y 78 motocicletas de la Guardia Civil de Tráfico, además de 212 etilómetros y 65 lectores de drogas

LEONOTICIAS León

La delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, ha presentado el dispositivo especial de vigilancia, regulación, ordenación y vigilancia del tráfico para esta Semana Santa con el objetivo de mejorar la seguridad y dar fluidez a los 2.170.000 desplazamientos de largo recorrido previstos por las carreteras en Castilla y León (33.022 kilómetros) durante dicho periodo vacacional, un 4,3% más que en 2017.

En España se prevén 15,5 millones de desplazamientos por carretera. Han acompañado a la delegada del Gobierno en esta presentación informativa el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez; la coordinadora regional de la DGT, Inmaculada Matías; el teniente coronel jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil de Castilla y León, Rafael Aparicio, y el director del Centro de Gestión de Tráfico zona norte (Castilla y León, Asturias y Cantabria), con sede en Valladolid, Antonio Velázquez.

Por provincias, los desplazamientos totales en las carreteras del 23 de marzo al 2 de abril son los siguientes: Ávila, 235.000; Burgos, 305.000; León, 260.000; Palencia, 215.000; Salamanca, 215.000; Segovia, 285.000; Soria, 140.000; Valladolid, 350.000, y Zamora, 165.000.

Patrulla integral motorizada

Como novedad y haciéndolo coincidir con la primera operación salida de Semana Santa que comenzará a las 15:00 horas del viernes 23 de marzo, la delegada del Gobierno presenta la puesta en marcha en Castilla y León del nuevo modelo de vigilancia en carretera: la Patrulla Integral, modelo en el que los mismos agentes encargados de la vigilancia y control del tráfico van a poder actuar específicamente en algunos de los factores que más inciden en la siniestralidad.

Este nuevo concepto de vigilancia, pionero en Europa, están formadas por patrullas de la Guardia Civil de la unidad de motorista que cuentan con motocicletas o vehículos a cuatro ruedas dotados con medios portátiles que les permitirán realizar acciones de control de velocidad, pruebas de detección de alcohol y de drogas de manera autónoma con cinemómetros portátiles sin necesidad de apoyo de los Equipos de Atestados ni de los Equipos de control de velocidad

Este proyecto de patrulla integral tiene como principales objetivos actuar en tres de los factores que más inciden en la accidentalidad, realizando controles más dinámicos, inmediatos y operativos, en cualquier momento, vehículo o carretera.

Además, evitará la comunicación entre los conductores de la ubicación de los controles al tratarse de controles muy dinámicos y, asimismo, aumentará la labor pedagógica de los agentes, ya que éstos procederán a la detección del vehículo infractor de tal modo que notificarán al conductor la infracción cometida en carretera. De este modo se evita la picaresca que utilizan algunos conductores de identificar a otra persona para no perder puntos de su permiso de conducción

Este tipo de patrullas estará orientado principalmente a la vigilancia en carreteras convencionales, que es donde se producen ocho de cada diez accidentes.

Según señaló ayer en la presentación nacional el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, esta nueva herramienta “facilitará la actuación rápida y eficaz de modo que puedan atender las necesidades operativas de la Unidad y ofrecer mayor versatilidad y operatividad en las patrullas motoristas”.

A Castilla y León se asignan 78 motocicletas y 7 furgonetas de la Agrupación de Guardia Civil de Tráfico equipadas con medios portátiles para controles de alcohol y drogas

Hasta la fecha, los nuevos vehículos y materiales asignados a Castilla y León, en el marco del nuevo modelo de vigilancia ‘patrulla integral’ son los siguientes: 9 nuevas furgonetas de la Guardia Civil de Tráfico, transformadas y habilitadas con medios portátiles para la realización de pruebas de control de alcohol y drogas y para atestados, que se suman a otras 8 que la DGT entregó a principios de verano.

Asimismo se han asignado a Castilla y León 78 motocicletas equipadas con medios portátiles para los mismos fines.

Asimismo, en este marco de inversión nacional, se han adquirido para Castilla y León 212 etilómetros y 65 lectores de drogas, así como la adquisición de más de 9.000 kits multidroga.

La operación especial de tráfico de la Semana Santa 2018 comenzará a las 15:00 del viernes y se desarrollará hasta las 24:00 horas del lunes 2 de abril. Se prevén 15,5 millones de desplazamientos, más del 2% respecto a la Semana Santa del año pasado.

2.170.000 desplazamientos por carretera en Castilla y León

Esta operación, una de las más conflictivas del año, por la multitud de desplazamientos en un corto espacio de tiempo, con orígenes y destinos similares y realizados en los mismos días y horas, se desarrollará en dos fases, en las que se concentra casi el 90% de los movimientos previstos, con 2.170.000 desplazamientos previstos por las carreteras de Castilla y León, un 4,3% más que en la misma operación de 2017. En España se prevén 15,5 millones de desplazamientos.

La primera fase, desde las quince horas del viernes 23 de marzo hasta las veinticuatro horas del domingo 25 de marzo, que comprende el fin de semana que precede a la Semana Santa, y en el que se desarrollará la primera operación salida. Para esta primera fase se prevén 550.000 desplazamientos por carretera en Castilla y León.

La segunda, más importante que la fase anterior por volumen y mayor número de desplazamientos de vehículos a lo largo de toda la red viaria, comenzará a partir del mediodía del miércoles 28 de marzo y continuará el jueves 29 y viernes 30 de marzo. Esta fase concluirá a las 24:00 horas del lunes 2 de abril con la operación retorno que se desarrollará principalmente durante el domingo y el lunes de Pascua, sin olvidar el sábado por la tarde, ya que algunos conductores adelantarán la vuelta. Para esta segunda fase se prevén 1.360.000 desplazamientos por carretera en Castilla y León.

Los mayores problemas circulatorios se presentarán en las salidas de los grandes núcleos urbanos hacia zonas turísticas de la costa, segundas residencias, poblaciones con actos religiosos tradicionales o zonas de montaña para la práctica de deportes de invierno, por lo que se recomienda planificar el viaje y evitar las horas más desfavorables.

Contenido Patrocinado

Fotos