Un artista y dos artes

Manuel García elabora estos días un mural en la calle Mariano Andrés donde refleja dos momentos de la Semana Santa de León referentes a la Cofradía del Santo Cristo del Desenclavo

Manuel pinta la Virgen del Desconsuelo. / Noelia Brandón
RUBÉN FARIÑASLeón

Una procesión tiene muchas connotaciones. Hay quien lo ve como una manifestación religiosa y otros lo interpretan como arte. Precisamente, con esto último, en su rama urbana, se ha dado la mano la Semana Santa.

El artista Manuel García trabaja en unos murales de la calle Mariano Andrés donde está reflejando momentos de la pasión leonesa.

La Cofradía del Santo Cristo del Desenclavo propuso un concurso para elaborar unos dibujos con la temática de la hermandad leonesa. La penitencial de Santa Marina encargó este trabajo que sirve para plasmar dos formas diferentes de ver la cultura.

Manuel ha realizado ya varias obras y quiere aprovechar esta oportunidad para dar a conocer el lado positivo del arte urbano. «Es un buen momento para sacar adelante el arte urbano mediante la Semana Santa, que en León no teníamos nada referente a ello».

El Acto del Desenclavo en la plaza de San Isidoro, con un papón retirando el clavo de la mano de Cristo y Nuestra Madre María Santísima del Desconsuelo, con las lágrimas brotando de sus ojos, son las dos primeras obras de carácter religioso que realiza.

«Es la primera vez que toco este tema y lo estoy llevando lo mejor que puedo. Es difícil realizar una virgen y el papón, la mano de Cristo… es muy difícil».

Un trabajo delicado y complicado, con diferentes matices, una amplia gama de colores y mucha dedicación. «Para cada color hay varios tonos», explica a leonoticiasLleva ya cinco días pintando y prevé tardar otra semana para culminar su obra.

La Semana Santa de León quedará reflejada aquí, a través de la Cofradía del Desenclavo, en una demostración de las diferentes ramas de la cultura leonesa.

El arte urbano unido a la imaginería devocional; la pasión por el grafiti reflejando la pasión por la Semana Santa. La obra de Manuel demuestra cómo todo tiene cabida y vínculos dentro de la belleza.

Contenido Patrocinado

Fotos