Relevo en los hermanitos de Jesús

Morán, nuevo abad del Dulce Nombre de Jesús Nazareno. / A- Cubillas

Juan Carlos Morán se convierte en el nuevo abad de la cofradía del Dulce Nombre con el compromiso de estar disponible siempre y servir como un humilde papón

A. CUBILLAS

La capilla de Santa Nonia, engalanada para la ocasión, se quedaba pequeña este domingo para vivir in situ el traspaso de poderes entre abades de la Cofradía más numerosa de León, la del Dulce Nombre de Jesús Nazareno.

Tras su año de mandato, Manuel Modino cedía su vara a Juan Carlos Morán, el nuevo dirigente de la cuatricentenaria penitencial en un respetuoso y solemne acto ceremonial.

Arropado por familiares, amigos, autoridades y hermanos, Morán no ha ocultado los nervios al asumir el gran reto de emprender el liderazgo de una de las cofradías señeras de la Semana Santa leonesa y a la que está ligado desde hace 41 años.

Una nueva etapa en la que se marca como máxima la de estar cerca de sus 4.500 hermanos lo que implica estar disponible en cualquier momento pero siempre como un humilde papón que ha dedicado su vida al nazareno.

Su trayectoria como hermano del Dulce le retrotrae a sus primeras tiradas con el Expolio; de ahí tomó la decisión de pasar a ser suplente de Nuestro Padre Jesús Nazareno hasta que pudo ser titular.

Más de cuatro décadas como papón, desde las filas de cruces hasta la junta de gobierno que ahora le elevan a dirigir la centenaria cofradía leonesa.

Fotos