440 años de historia mariana

La cofradía decana de la Semana Santa de León, Nuestra Señora de las Angustias y Soledad, celebra este año la efeméride de su fundación, en el año 1578, y lo hace con 3.800 papones y un sentimiento «familiar y juvenil»

Imagen del paso Camino del Sepulcro, de Angustias y Soledad. / Noelia Brandón
RUBÉN FARIÑASLeón

Historia legendaria, vocación mariana y decana de la Semana Santa. Reconocida y admirada en León, la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad es la más veterana de las penitenciales leonesas.

Su fundación estuvo ligada a una vocacional: la ayuda a los más necesitados. Estaba formada por diferentes gremios de la ciudad, desde carpinteros o cristaleros hasta imagineros devocionales.

La regia original la definía como «cofradía de ánimas, asistencial, devocional, gremial y penitencial». Cuenta la leyenda que algún ladronzuelo robó su carta fundacional. Si bien, Antonio Alonso Morán logró rescatar en Madrid el génesis de este sentimiento.

440 años a sus espaldas, desde aquel 9 de febrero de 1578, en el extinguido Convento de Santo Domingo el Real, que fue pasto de las llamas.

Sobrevivió a la Guerra Civil, que casi provoca su desaparición, de no ser por un grupo de 22 entusiastas hermanos que lograron reorganizarla y darle un nuevo impulso en 1940. Más de cuatro siglos cuenta en su haber y, ahora, se muestra más fuerte que nunca.

El secreto del latido mariano

Cerca de 3.800 papones forman parte de esta cofradía mariana que tiene clara la receta para, siendo la más antigua, ser la segunda con más hermanos.

«Básicamente, atender mucho a la familia y cuidando la juventud. Cuidar a los nuevos papones y no olvidarnos de los mayores, los que nos han precedido, y que nos han enseñado cómo tiene que funcionar esto». De hecho, están creciendo año a año y valoran que la sociedad leonesa cuente con Angustias para darse de alta y formar parte de su familia.

A ello suman un amplio patrimonio cuyo máximo exponente son los diez pasos que saca a la capital del viejo reino en su Oficial del Santo Entierro. Los Atributos, La Sagrada Lanzada, Santo Cristo, Virgen de las Angustias, Camino del Sepulcro, Consolación de María, Cristo Yacente, Santo Sepulcro, San Juan y Nuestra Señora de la Soledad.

Desde 1992, Angustias y Soledad se ajustó al Derecho Canónico vigente y posibilitó que las mujeres pudieran procesionar con túnica. Hoy en día, son tantas como hombres.

Lunes Santo, Martes Santo y, si es par, el Viernes Santo. Las túnicas y capillos negros lo invaden todo. León se rinde a la pasión mariana y al escudo dorado, a su corazón coronado y a sus dos cuchillos.

Los recuerdos desde la vara de mando

La ciudad lo apuesta todo a ese color y esta es la recomendación de su abad, Mario Lescún, quien reconoce una emoción especial cuando el Santo Sepulcro, la urna con Cristo muerto en su interior, tallado por Juan de Juni, vuelve a Santa Nonia y cruza el arco de la capilla.

El máximo representante de la cofradía, orgulloso de su Casa de Hermandad, ha vivido por y para su cofradía. En su anecdotario, abundante, rescata una imagen: la Lanzada; y un lugar: Cardenal Landazuri. «Recuerdo, siendo seise de ese paso, tener que bajar el paso a brazo, o incluso rueda, unas 27 veces para poder pasar el cableado que tenía la calle en 2008. Agradezco a las braceras el esfuerzo porque se notaba muchísimo el cansancio».

Lleva en la Junta de Gobierno de Angustias desde 2007 y su peor recuerdo lo guarda en su primera salida como seise del Santo Sepulcro. «Nos cayó un chaparrón tremendo, fue bastante triste».

La efeméride no solo se cita con la fundación de la penitencial de la Parroquia de San Martín. Este año presentarán una nueva imagen de la Consolación de María, su Grupo de Montaje cumple 25 años y también celebra el cuarto de siglo de su primera salida la Virgen de las Lágrimas en la Procesión Dolor de Nuestra Madre. A ello suman el reconocimiento de Fiesta de Interés Turístico Provincial a su Fiesta de la Alegría, donde procesiona la virgen del mismo nombre, en Pentecostés.

No se entendería la Semana Santa de León sin su decana. Angustias y Soledad ensalza la pasión mariana y es símbolo ineludible para explicar aquello que la ciudad celebra cada primera luna llena de primavera.

Contenido Patrocinado

Fotos