Leonoticias

Una historia única y digital para el centro de salud y el hospital, el gran reto de la Consejería de Sanidad

Una historia única y digital para el centro de salud y el hospital, el reto de Sanidad
  • La progresiva implantación del sistema a lo largo de 2017 en Castilla y León requiere la integración de los sistemas informáticos Medora y Jimena

Aquellos archivos de largos pasillos, almacenes de documentación clínica durante años, que acumulaban miles y miles de historias clínicas de pacientes, pasaron a la historia. La informática los desterró. Sin embargo, los pasos en Sanidad en la digitalización en general de su documentación han sido mucho más lentos que en otros ámbitos que afectan al ciudadano. Aun así, llegó de forma progresiva y acompañada de regulaciones que garantizaban la seguridad de datos, entre otros aspectos, como garantía fundamental.Con mucho retraso con respecto al resto de España, pero llegó.

Para convertir la historia médica en digital, Castilla y León estableció claros criterios como el ser accesible desde todos los puntos de atención; ser única por paciente; cumplir con los estándares de representación de los datos clínicos, de comunicación e intercambio de información y de documentación clínica; registrar la información de una sola vez y en tiempo real; estar integrada en el resto de sistema de información de Sacyl, y cumplir con los estándares de seguridad exigidos en la legislación actual. Esto predicaba ya la Consejería de Sanidad en 2009, cuando ya disponía de los sistemas informáticos para ambos niveles asistenciales.

El Medora, para Primaria, ya entonces implantado por completo, y el llamado Jimena, para Especializada, que daba sus primeros pasos, de forma piloto, en los complejos asistenciales de Ávila y de Soria. El primero suma una larga y conocida historia de problemas. El segundo, que también va ya por su cuarta versión, todavía no se ha desplegado por completo y también recibe quejas de sus usuarios, de los facultativos.

Ahora toca el matrimonio entre ambos sistemas informáticos y que sean bien avenidos. El siguiente paso, tras la implantación de la receta electrónica, es el de compatibilizar y comunicar ambos. En definitiva, se trata de que la historia clínica de cada paciente sea única para todo Sacyl (y para todo el sistema nacional de salud, segundo paso) y electrónica. Que un médico del hospital de León pueda acceder en su ordenador a los resultados y pruebas de un paciente de un centro de salud de Valladolid. Una atención más ágil, más segura para los pacientes y con mayores márgenes de eficiencia que su antecesora, la historia en papel.

De urgencias a las consultas

Los próximos meses serán decisivos en la implantación y en el desarrollo de esta integración que pretende desplegarse de forma progresiva y que depende, sobre todo, de la extensión del Jimena en Especializada. Pasará de urgencias a consultas, hospitalización..., algo que Sacyl prevé que tenga lugar a lo largo del próximo 2017, sin prisas pero sin pausas. Una vez implantados al completo tanto Medora, que ya es un hecho, como Jimena podrán compartir información, la que tenga que ver con la salud del paciente.

Medora 4 es la historia clínica «propia unificada multicentro que permite el acceso a la información del paciente, incluidos los resultados analíticos solicitados desde Primaria y a los informes e imágenes radiológicas, del anillo, realizados en toda la región. Desde el mismo, se accede a las pruebas diagnósticas de radiología y analíticas del paciente que está siendo atendido directamente o bien mediante un enlace a los diferentes aplicativos departamentales», explican fuentes de la Consejería de Sanidad.

En cuanto a los hospitales, aparte de los informes de los servicios, se generan otros clínicos y asistenciales como altas o evolutivos… Según destacan fuentes de la nueva Dirección General de Innovación y Resultados en Salud, ya «se está desarrollando en Castilla y León una nueva historia clínica electrónica que incorpora nuevos modelos de referencia y calidad ( HL7-CDA e ISO 13606 y arquetipos internacionales OPEN-HR) que permiten disponer de una estructura moderna de representación y construcción de datos con significado clínico específico». Un desarrollo y despliegue, destacan las mismas fuentes, que «Sacyl está haciendo con medios propios, tanto médicos y enfermeros para el diseño funcional en cuanto a especificaciones de cómo deben ser los procesos clínicos, como personal de los servicios de informática de varios centros sanitarios».

Así, Sanidad ya dispone de Jimena 4 en el ámbito de Urgencias en los hospitales de Santos Reyes, El Bierzo, Palencia, Segovia, el Clínico y el Río Hortega de Valladolid y el de Zamora y, en estos momentos, está en plena instalación en León. Además, Sacyl está formando al personal para su implantación en consultas externas en Santos Reyes y Zamora. Posteriormente, y «de forma progresiva, se desplegará en las consultas del resto de hospitales, al ritmo de los profesionales», destaca el responsable de estas políticas, Rafael Sánchez. Algo previsto para el primer trimestre del año próximo.

Asimismo, en 2017 está proyectado realizar en dos hospitales –empezando por Aranda de Duero, probablemente– pruebas en las unidades de hospitalización para posteriormente desplegarlo durante el ejercicio en todas las áreas. Una funcionalidad importante es «el acceso a la información relevante transversal del paciente en tiempo real; así como antecedentes, alergias, procesos clínicos y tratamientos activos».

La habilitación del acceso en modo consulta desde Primaria a Especializada se realizará en todas aquellas áreas que cuenten ya con el Jimena en su versión 4. Sacyl destaca además que estos despliegues se están complementando con la progresiva incorporación de nuevas funcionalidades como el gestor de petición único, continuidad de planes de cuidados y con el desarrollo de otras aplicaciones departamentales multicentro, como son la gestión de imagen clínica (anillo radiológico), anatomía patológica, banco de sangre, sistemas de cuidados críticos… así como la incorporación de nuevas funcionalidades propias de la historia médica electrónica.