Inmaculada Rodriguez, presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer de Salamanca.
Inmaculada Rodriguez, presidenta de la Asociación Española Contra el Cáncer de Salamanca. / MANUEL LAYA

«Está demostrado que los hábitos de vida saludables influyen en el cáncer»

  • Inmaculada Rodríguez Sánchez: Presidenta de la Junta Provincial de la AECC, Este miércoles se celebra el Día Contra el Cáncer de Mama y el domingo es la III Marcha solidaria Contra el Cáncer

Inmaculada Rodríguez lleva al frente de la Junta Provincial de la Asociación Española Contra el Cáncer, AECC, de Salamanca como presidenta desde hace tres años y medio y desde hace nueve es voluntaria. En unos días de intensa actividad, porque preparan el Día Contra el Cáncer de Mama (19 de octubre) y la III Marcha Contra el Cáncer (23 de octubre), dedica unos minutos del escaso tiempo que la queda a la siguiente entrevista.

– ¿Qué evolución ve en la AECC?

–La asociación va creciendo porque cada vez hay más gente que la conoce y apoya. Las personas saben que cuando te diagnostican un cáncer, aunque el diagnóstico es un impacto terrible, nosotros les vamos a ayudar. Lo saben, por eso muchas de las personas que son diagnosticadas llegan a la asociación, muchas veces enviados por familiares, amigos y por los propios especialistas, enfermeras y personal sanitario.

– ¿Cuentan con apoyo suficiente?

– Se presta una gran ayuda al paciente y al familiar. La gente cada vez está más unida a la asociación, porque ven donde va el dinero. La transparencia es absoluta y eso es un orgullo para la AECC y también para toda la gente que colabora con nosotros. Ven el trabajo que hacemos, tanto con el paciente, como la inversión que hacemos en investigación. Sin ir más lejos, en septiembre financiamos un proyecto de 1.200.000 euros. Al final ven que ese dinero se utiliza bien.

– ¿Es solidaria Salamanca?

– La gente de Salamanca y de toda la provincia es muy solidaria. Por desgracia, el cáncer nos ha tocado a todos de una manera o de otra, o bien en primera persona, en familia o en amigos. Es algo que no pasa desapercibido, el cáncer se deja notar en la sociedad. Cerca de donde cae se nota muchísimo.

– Últimamente, están incidiendo mucho en la prevención.

– La prevención es básica a la hora de preservar nuestra salud. Al final muchas cosas son educacionales, de hábitos. Es fundamental enseñar desde pequeños a adoptar buenos hábitos de vida, como es una alimentación básica y equilibrada. Se puede comer de todo, pero en la justa medida. Sabemos que hay determinados alimentos que son perjudiciales para la salud, eso no quiere decir que un día te vayas a privar de tomar una hamburguesa si te gusta. Es cuidar los hábitos diarios de alimentación. Si además haces deporte y no fumas, tienes mucho ganado en salud, pero sobre todo en cáncer, porque está demostrado que los hábitos de vida saludable influyen mucho en el desarrollo del cáncer.

– Ustedes, desde la AECC, siguen ahí, ayudando a adoptar hábitos de vida saludables.

– Para nosotros la prevención es básica, empezamos en los colegios haciendo campañas de prevención. Son campañas propias de la AECC y los llevamos a cabo en toda la ciudad, ahora estamos empezando a salir a la provincia, y se hacen en colaboración con la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Salamanca. Tenemos diferentes programas, por ejemplo: ‘Comer bien es divertido’, o ‘El bosque encantado’. Hacemos campañas de sol, porque nos parece muy importante cuidar la piel. También hacemos campañas de prevención a pie de calle. Por ejemplo, cuando llega un día especial como el del cáncer de colon o el de mama. Incidimos en que la gente se conciencie de que hacer cribados es tan importante como vivir más o vivir menos.

– ¿Algún reto?

– Nuestro reto es trabajar cada día mejor, en atención al paciente, que evolucione la investigación en cáncer y concienciar más a la sociedad. Uno de los mayores retos que me he puesto es concienciar a la sociedad de que el cáncer realmente es un problema comunitario y que todos tenemos que poner algo de nuestra parte para poder vencerlo. Por eso la Marcha, por eso el Día Mundial contra el cáncer de mama.

– ¿Qué logros de la AECC destascaría en el tiempo que lleva usted como presidenta?

–La atención individualizada a las personas que se acercan a la asociación, que tienen un cáncer propio o en su familia o en sus amigos. Cuando la gente viene con mucha ansiedad, muy tristes - realmente no es el mejor momento de su vida -, entran muy tristes y ya sí salen con esa medio sonrisa, para mí es una satisfacción. No tienen nada que ver cuando entran a cuando salen. Ese es uno de los objetivos que nos proponemos día a día y que lo cumplimos. El que la gente salga un poco más tranquila de aquí, y confiando mucho más en la vida.

– ¿Existen muchas iniciativas populares encaminadas a apoyar a la AECC?

–Cuando te diagnostican un cáncer es muy duro, pero cuando llegas al hospital, ves que la gente, el personal de enfermería, los médicos y los voluntarios de la AECC te apoyan. Con esas palabras de cariño te dan un café, comparten un zumo contigo, te acompañan a realzar las pruebas. Si lo necesitas sabes que cualquier voluntario de la AECC te va a ayudar. Es cuando la gente va a su pueblo o ciudad y lo cuentan. Entonces, están muy agradecidos y ellos, de manera autónoma, dicen: «vamos a hacer esto a benéfico de la AECC, para que podáis seguir ayudando a la gente como a mí me habéis ayudado». Esto te llena mucho, te hace seguir trabajando.

– Usted es voluntaria, ¿por qué animaría a las personas a que se hagan voluntarias?

– Es muy reconfortante, es enriquecedor. El trabajo bien hecho cuando obtienes sonrisas. El hacerle más fácil ese momento a la gente es una satisfacción personal enorme. Estás ayudando a gente que está en un momento muy vulnerable y tú con tu buen hacer ayudas a que la gente pase ese momento.