El rector de la ULE no teme que la opinión de los podólogos comprometa el grado en Ponferrada

Campus de Ponferrada./
Campus de Ponferrada.

El rector de la ULE defiende el proceso, la calidad de la enseñanza que se impartirá y lamenta la constante negativa de colaboración del colegio profesional

ELBIERZONOTICIASPonferrada

El rector de la de Universida de León, Juan Francisco García Marín, aseguró este miércoles que no teme que la opinión de los podólogos comprometa la implantación del grado en el Campus de Ponferrada. Es más, defendió el procedimiento que se lleva siguiendo desde la presentación del mismo en julio de 2016. «Este título se aceptó el año pasado y a partir de ahí nosotros tenemos que hacer una memoria con datos, asignaturas, planes de estudios, equipaciones, locales, todo definido y con un proyecto, y de hecho ya han visitado el Campus de Ponferrada algunos expertos e incluso un arquitecto para diseñar dónde va a ir la clínica», apuntó.

Es más, el rector lamentó que a las peticiones para colaboración recíproca, el Colegio Profesional de Podólogos de Castilla y León haya respondido siempre «no, no y no». «Nosotros no les pedimos que nos solucionen un problema, nosotros ofrecemos que este título se va poner en Ponferrada y que nos gustaría colaborar con los podólogos que están aquí y que ellos colaborasen con nosotros en forma de profesores asociados, en gente que hace clínica que puedan transmitir esa experiencia a los estudiantes», añadió, pero ante la negativa tienen previsto que haya profesionales, como ocurre en el Hospital Veterinario de León, «contratados, especialistas, para que haya una atención» a través de la clínica que, no se construirá para el primer curso, puesto que «no es necesaria». «Se empieza a necesitar muy poco en segundo pero cuando se necesita es en tercero y cuarto, hay que presentar los proyectos, la memoria económica y entonces hacerlo», explicó García Marín.

Al rector de la ULE le preocupa sobre todo algunas declaraciones del Colegio de Podólogos, en concreto en las que aseguran que no va a haber calidad, algo que niega con rotundidad porque «tenemos que presentar antes del verano a una agencia de calidad», o aquellas en las que dicen que las retribuciones son muy bajas o que hay pocas salidas profesionales. «A mi me gustaría que echaran la vista alrededor y vieran como están el resto de profesiones, porque esto es un problema en general de la sociedad española en estos últimos años y esperemos que cambie. Lo que no podemos decir es que si van a cobrar poco o si hay más clínicas va a haber más competencia que nos quedemos los que estamos», apostilló.

Por último, no cree que el colegio esté utilizando a la universidad para presionar a la Junta para la inclusión de la Podología en la sanidad público. De hecho, el rector señaló que es una decisión nacional y no de la Junta y que es el propio Colegio Profesional el interlocutor con el Gobierno, «nosotros podemos influir muy poco, apoyamos su reivindicación y esperamos que lo consigan, pero lo que ofrecemos aquí no es solo un grado de Podología sino las posteriores especialidades que se puedan hacer, cursos de especialización, formación para ellos».

Contenido Patrocinado

Fotos