Quiñones adelanta que la inclusión del ramal desde León a los puertos gallegos no se registrará hasta 2023

El consejero de Fomento visita Ponferrada./César Sánchez
El consejero de Fomento visita Ponferrada. / César Sánchez

El consejero de Fomento confía en obtener fondos europeos este año para la conexión del eje Atlántico que une la ciudad de León y los puertos de Asturias y Galicia

D.ÁLVAREZ

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, confió hoy en obtener financiación europea este mismo año, a través del mecanismo Conectar Europa, para las actuaciones de mejora de la red ferroviaria en el noroeste peninsular, en especial en los ramales del Corredor Atlántico que unen la ciudad de León con los puertos asturianos por un lado y con los puertos gallegos, a través de Ponferrada y Astorga, por el otro. «Es posible que este mismo año pueda haber financiación», aseguró el consejero, que recalcó que la transformación formal que acabará con la inclusión de estos ramales en la estructura del Corredor Atlántico se retrasará hasta el año 2023.

En ese sentido, Suárez-Quiñones recordó que el mecanismo Conectar Europa prevé financiar hasta el 95 por ciento de las actuaciones relacionadas con estos grandes ejes de transporte de viajeros y mercancías. La modificación del reglamento que regula el desarrollo de esta infraestructura permitirá al Gobierno realizar una petición a los órganos comunitarios para adelantar el dinero para la mejora de la red, explicó el consejero.

En cuanto a la plasmación de los nuevos ramales en el mapa del Corredor Atlántico, ésta «no verá la luz hasta 2023», aseguró Suárez-Quiñones, que recordó que el Gobierno ya solicitó oficialmente esta medida a las instituciones europeas tras la reunión mantenida en octubre del año pasado por los responsables de Fomento de Castilla y León, Galicia y Asturias.

Vía de la Antracita y Ponfeblino

Por otro lado, el consejero de Fomento y Medio Ambiente evitó valorar en nombre de la Junta el proyecto para convertir el trazado del antiguo tren minero entre Ponferrada y Villablino en una vía verde para ciclistas y senderistas y se limitó a señalar que «hay que estudiar el proyecto con seriedad y tener un debate sereno».

En ese sentido, Suárez-Quiñones recalcó el «cumplimiento a rajatabla» del compromiso adquirido por la Consejería para resolver la concesión de la infraestructura viaria e inventariar sus bienes, un «trabajo ingente» cuyo objetivo final era la cesión de este bien patrimonial al Consorcio del Ponfeblino, que proyecta crear un tren turístico en el entorno.

En la misma línea, el consejero remarcó que una parte de las infraestructuras correspondientes al Ponfeblino se han desgajado del expediente genérico con el objetivo de agilizar el proceso y poder poner esos elementos a disposición del Consorcio, tras su correspondiente expediente de desafectación de uso público.

Contenido Patrocinado

Fotos