La pareja colombiana que robaba pisos de ciudadanos chinos se enfrenta a 22 años de prisión

La pareja está acusada del robo de 13 viviendas, once ocupadas por ciudadanos chinos.

Los dos acusados, actualmente en prisión, serán juzgados el 8 de octubre en la Audiencia Provincial de León por el robo de 13 viviendas en El Bierzo y Orense y el posterior blanqueo de dinero para enviar a Colombia

A. CUBILLAS Ponferrada

La Audiencia Provincial de León juzgará el próximo 9 de octubre en un juicio de sesión doble a una pareja acusados de un delito continuado de robo en casa habitada y de blanqueo de capitales como presuntos autores de 13 robos cometidos en viviendas de León y Orense, once de ellos ocupados por ciudadanos de origen chino.

Los dos acusados, de nacionalidad colombiana y en situación irregular en España, se enfrentan a una pena de 11 años de prisión y al pago de una multa de 150.000 euros y de 43.000 euros en concepto de indemnizaciones por la ‘oleada’ de robos cometidos entre julio y noviembre del 2015.

Ambos se encuentran en prisión por esta causa desde el 3 de diciembre de ese mismo año. Según informó en su día la Subdelegación del Gobierno, se presume que la pareja está detrás de robos similares que se sucedieron por toda España.

En ese periodo, según las calificaciones previas a las que ha tenido acceso este diario, los dos acusados accedieron a un total de once viviendas de Ponferrada, Bembibre, Fabero y el Barco y Villamartín de Valdeorras en las que habitaban ciudadanos de origen chino y propietarios de diferentes bazares en las localidades bercianas y gallegas.

Precisamente, en su detención fue clave el fotograma de uno de los acusados en el interior de una de las casas asaltadas en Bembibre obtenida gracias a una cámara de videovigilancia que tenía instalada en su domicilio.

Detención

Una detención que se produjo sobre las 18.15 horas del 30 del 11 cuando los dos acusados accedieron al interior de una vivienda de Ponferrada, también ocupada por otro ciudadano chino, no logrando su propósito tras ser sorprendidos por agentes de la Policía Nacional, logrando huir la acusada que fue detenida posteriormente en du domicilio situado en la calle Batalla de Bailén en Ponferrada.

Los acusados, a pesar de conocer la procedencia ilícita del dinero y de los bienes sustraídos, realizaron distintos envíos -hasta cuatro- tanto de dinero como de objetos con destino a su país, personalmente o utilizando a terceros. Concretamente, en la causa el Ministerio Fiscal acusa a otra pareja por un delito de receptación -ocultación o encubrimiento de un delito-.

En la entrada y registro de su domicilios, los agentes localizaron diferentes bienes como múltiples joyas, cámaras de fotografía, monedas chinas, pendrives, tarjetas de memoria, sobres con décimos de lotería, cremas, figuras, relojes, ordenadores, zapatillas o ropa, entre otros, superando en su conjunto los 51.000 euros.

En el momento de la detención, el acusado portaba un guante de lana, un pinganillo de móvil, un destornillador, una linterna, billetes de distintas monedas –euros, dólares, pesos mexicanos, monedas rumanas, de Malasia y árabe-, una tarjeta de visita figurando como arrendador y un trozo de cable.

Peticiones de las partes

El Ministerio Fiscal entiende que los hechos son constitutivos de un delito continuado de robo con fuerza en las cosas en casa habitada y un delito continuado de blanqueo capital por lo que solicita para cada uno de los acusados una pena de cinco y seis años de prisión, respectivamente, así como el pago de una multa de 150.000 euros. Además, los dos acusados deberán abonar 43.000 euros en concepto de indemnización.

Hechos que, si bien, niega la defensa, que asegura que sus clientes no han participado en los hechos que describe el Ministerio Fiscal y por tanto solicita la libre absolución para la pareja.

Petición que también solicita la letrada del matrimonio acusado de un delito de receptación que asegura que sus clientes realizaron envíos a Colombia a petición de la pareja acusada con la que mantenía una relación de vecindad y amistad, sin sospechar la procedencia del dinero.

Fotos