Los espantapájaros de Lolo Zapico protagonizan la muestra temporal del Museo de la Energía de Ponferrada

Los espantapájaros de Lolo Zapico protagonizan la muestra temporal del Museo de la Energía de Ponferrada

La exposición de pintura y escultura, titulada ‘Lolo Zapico. Camino de Invierno’ podrá visitarse hasta finales de año

ICALPonferrada

La Fábrica de Luz. Museo de la Energía de Ponferrada ha inaugurado la exposición temporal ‘Lolo Zapico. Camino de Invierno’, una muestra que podrá visitarse hasta el 30 de diciembre y en la que podrá visitarse una cuidada propuesta de pintura y escultura especialmente seleccionada para esta exposición de carácter itinerante que recorrerá el Camino de Invierno.

En la colección de Zapico destacan las emblemáticas figuras de los espantapájaros, las cuales nos trasladan a su infancia y son, además, símbolo de la cultura tradicional y agraria.

Ponferrada es la segunda parada de esta muestra itinerante que recorre los diferentes municipios del Camino de Invierno a Santiago de Compostela, y cuyo punto de arranque fue el Castillo de Cornatel en Priaranza del Bierzo. En la presentación de este sábado estuvieron presentes el autor de la obra, Lolo Zapico, asi como la directora del museo, Yasodhara López y numerosos seguidores y amigos del artista lacianiego.

En los últimos años Zapico viene trabajando en el ámbito de la escultura, con un tipo de volúmenes muy esquemáticos, básicos y primitivos. El tema del espantapájaros es una cuestión recurrente en su trabajo que plantea una introspección personal y, al mismo tiempo, lo retrotrae a su infancia. El espantapájaros toma un sentido renovador y simbólico como icono de la cultura tradicional y agraria y como elemento de protección, fertilidad y riqueza.

La incorporación del espantapájaros como elemento estructural y clave de la muestra itinerante de Zapico implica la aportación de esa simbología protectora y beneficiosa sobre la exposición y sobre los espacios que recorre a lo largo del Camino de Invierno.

Nacido en 1953 en Rioscuro de Laciana, en plena cuenca minera de León, Lolo Zapico estudió pintura y dibujo y renunció en 1972 para comenzar los estudios de Ingeniero de Minas. En 1993 conoció a Eduardo Arroyo y reinició su andadura por la pintura. Siete años después expuso en la Galería Malborough de Madrid y desde entonces ha participado en numerosas exposiciones colectivas en España y Europa.

Fotos