El Día del Bierzo se convierte en un clamor unánime en defensa del carbón y las térmicas

Día del Bierzo. /César Sánchez
Día del Bierzo. / César Sánchez

La Mesa de la Energía se reunirá el lunes para elaborar un documento conjunto de alegaciones al proyecto de Real Decreto que regulará el cierre de las centrales

CARMEN RAMOS Ponferrada

La celebración del Día del Bierzo se ha convertido este viernes en un clamor en defensa del carbón y contra el cierre de las centrales térmicas. Parlamentarios nacionales, representantes autonómicos, provinciales, mandatarios comarcales y locales han unido su voz para gritar "!Basta ya!" y apoyar a ultranza la pervivencia de un sector que defienden como el sustento de una provincia, también en busca de alternativas, en la lucha por su recuperación económica.

El presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel, ha sido uno de los más reivindicativos en el discurso pronunciado en el acto institucional desarrollado en el Ayuntamiento de Ponferrada, con motivo del día grande de las fiestas en honor a la patrona, la Virgen de la Encina, que estuvo presidido por el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y la subdelegada del Gobierno en León, Teresa Mata.

Courel defendió los postulados de la Mesa por el Futuro del Bierzo, impulsada por la institución comarcal, y dejó claro que el Gobierno «también tiene que tomar cartas en el asunto» y que es una decisión que «no puede depender únicamente de las propias empresas». Considera, además, que el cierre de las centrales de Compostilla y Anllares implicaría «la desaparición completa de la minería del carbón, y por lo tanto, de uno de los motores económicos de esta tierra».

En este sentido, anunció que la Mesa recogerá hasta el día 15 de septiembre las alegaciones que deseen aportar sus miembros al proyecto de Real Decreto que proyecta el Ejecutivo y que marcará las circunstancias en las que se puede proceder al cierre de una central. De forma previa, anunció que el lunes día 11, se reunirán para elaborar un documento conjunto con las alegaciones que desde la comarca se remitirán para completar ese proyecto de Real Decreto.

El mandatario comarcal adelantó tres aspectos que considera que deber recoger el texto legal como fundamentales. Por un lado, la obligación de que parte del carbón que se queme en las térmicas sea nacional, «de nuestras cuencas mineras, de nuestra comarca», recalcó. Algo que ahora mismo «no se está produciendo y se refleja en la situación del sector minero en la actualidad, con impago de nóminas, ERE's y despidos», indicó.

La Mesa de la Energía estima que las centrales «deben continuar activas y quemando carbón», dado que «es necesario para abastecer la demanda de consumo eléctrico» y también «porque es la única forma de seguir quemando carbón de nuestras minas, y, por lo tanto, de mantener los puestos de trabajo ahora en serio peligro». «Porque sin las centrales térmicas en nuestro entorno, la minería de El Bierzo está muerta», apuntó Courel, que recordó, además, la necesidad de adecuar las centrales térmicas a la normativa medioambiental y reducir las emisiones contaminantes. Algo que, a su juicio, se puede conseguir «gracias a la investigación», por lo que solicitarán que el Real Decreto contemple inversión en I+D+i y la reactivación del proyecto de la Fundación Ciudad de la Energía.

Un «mazazo»

El vicepresidente de la Diputación para El Bierzo, Ángel Calvo, hizo hincapié en el «mazazo» que supondría el anunciado cierre de las térmicas y reiteró el compromiso de la institución para evitarlo. «Deben de seguir funcionando», subrayó, y no dudó en apelar a la «unidad, colaboración y el trabajo conjunto» ante el Ministerio de Industria «para que decisiones empresariales no echen por tierra una comarca». Por otro lado, reiteró el compromiso de la institución con El Bierzo e hizo hincapié en los 30 milones de euros que se han invertido en los dos últimos años de mandato en mejora de infraestructuras y calidad de vida de los pueblos de la provincia. En materia de incendios, incidió en la necesidad de actuar contra los «terroristas medioambientales» que entienden que «tienen que pagar por todo el daño que están haciendo».

Por su parte, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, defendió la labor y las inversiones que está desarrollando la Junta de Castilla y León e incluso el Gobierno central para mantener el carbón y buscar alternativas a la actividad que genera, como es el caso del proyecto de Forestalia. Un aspecto en el que coincidió también el diputado nacional del PP por León, Eduardo Fernández.

Llamada a la «unidad»

La alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, inició su intervención mostrando su rechazo al proceso «ilegal y anticonstitucional» impulsado en Catalña e hizo, precisamente, una llamada la «unidad y lealtad política para mejorar la calidad de vida de todos los ponferradinos y bercianos» y para construir «la Ponferrada del siglo XXI», impulsando proyectos tan necesarios como la carretera de San Cristóbal a Peñalba, la renovación de las infraestructuras ferroviarias o aquellos vinculados al desarrollo de la agricultura berciana, «una de las fuentes económicas con más futuro para esta comarca», aseveró, como el plan de modernización de los regadíos. Asimismo, mostró su apuesta por una sanidad pública «de calidad» a lo que entiende que contribuirá el nuevo Centro de Especialides Médicas impulsado por el Ayuntamiento junto a la Junta, y reclamó al Ministerio de Justicia la habilitación de un juzgado en la capital berciana para tratar los asuntos de cláusula suelo y condiciones generales de los contratos bancarios.

La regidora rechazó de forma tajante la actuación de los incendiarios y animó a «todos y cada uno» de los vecinos de la comarca a «ser vigilantes contra los incendios». Merayo mostró su apuesta por el crecimiento del Campus del Bierzo con la implantación de nuevos títulos universitarios y, por su puesto, no dejó pasar por alto la reindustrialización como «una de las claves para el futuro del Bierzo y Ponferrada», junto al turismo, la agricultura y la industria agroalimentaria. «Si creemos en nosotros mismos, seremos capaces de aprovechar el enorme potencial que tenemos como ciudad y como comarca», concluyó.

Ofrenda de Vega de Espinareda

Tras el acto institucional desarrollado en el salón de plenos, las autoridades participaron en la procesión presidida por la imagen de la patrona del Bierzo, que recorrió las calles del casco antiguo, para celebrar, a continuación la Santa Misa en la que se congregaron centenares de ponferradinos.

El alcalde de Vega de Espinareda, Santiago Rodríguez, Ayuntamiento encargado de realizar este año la ofrenda a la patrona del Bierzo a la que ofreció productos típicos de la zona como castañas, miel, embutidos, pizarra y carbón «de las minas que ya han dejado de explotarse», pidió a la Virgen protección para el medio rural para conseguir dotarlo de nuevos e ilusionantes proyectos que pongan fin a la despoblación y «dignas» comunicaciones y telecomunicaciones para atraer empresas a la zona. Tampoco dejó pasar por alto al sector del carbón pidiendo a la Virgen que «dé una tregua a los municipios mineros. «Se presagia un futuro incierto para sus habitantes y con grandes nubarrones negros como el carbón de las minas que han cerrado y que sin duda acabara también con la producción eléctrica de nuestras centrales térmicas y su desaparición, con todo lo que ello significa para la zona», resaltó.

Contenido Patrocinado

Fotos